Bentley, Aston Martin o Rolls-Royce son solo algunas de las marcas de máximo lujo que se han subido al carro de los SUV en los últimos años. Ferrari se unirá a ellos en unos días con el Purosangue, mientras que el nuevo jefe de McLaren cree que los todocaminos son "muy importantes"; toda una declaración de intenciones.

Pues bien, a pesar de los rumores que afirman que Bugatti también va a lanzar un modelo de este tipo, no va a ocurrir. Bueno, al menos no en un futuro próximo. El CEO de la compañía, Mate Rimac, reveló en una entrevista con la revista alemana Automobilwoche que un SUV de la marca francesa no forma parte del plan estratégico a diez años vista.

Además, tampoco habrá un modelo puramente eléctrico en ese plazo, lo que resulta bastante sorprendente, ya que la gran mayoría de los fabricantes de automóviles tendrán gamas completas de vehículos 'a batería' y habrán abandonado los coches de combustión en 2032. Dicho esto, Bugatti no es una firma cualquiera, claro está.

No habrá más Bugatti W16

No obstante, la marca de Molsheim no puede ignorar la electrificación. Las normativas sobre emisiones, cada vez más estrictas, también le afectarán, hasta el punto de que el roadster Mistral (galería de fotos de arriba) supone la despedida del motor W16. 

Así, el sustituto del Chiron no tendrá más remedio que adoptar una cadena cinemática híbrida. Mate Rimac ya ha dicho que el coche va a estar "fuertemente electrificado", lo que significa que el motor de combustión tendrá muchos menos de 16 cilindros. 

Sin embargo, el jefe de Bugatti ha prometido un "motor de combustión muy atractivo" para el nuevo hiperdeportivo. Tendremos que esperar pacientemente para ver esta novedad, ya que no debutará hasta 2024. Será interesante saber si el motor de combustión será uno hecho a medida o si será un derivado de un propulsor del Grupo VW; quizás, el nuevo V12 que debutará el año que viene en el sucesor del Lamborghini Aventador.

SUV no necesario para tener números verdes

Durante la misma entrevista con Automobilwoche, Mate Rimac dijo que uno de los objetivos es lograr una autonomía eléctrica de al menos 50 kilómetros, lo que permitiría a los conductores circular por la ciudad sin necesidad de activarse el motor de combustión interna.

En cualquier caso, volviendo al anuncio principal, no habrá un hiperSUV eléctrico de Bugatti para poner en jaque el mercado. Seguro que no le hace falta a la marca francesa para tener bien saneadas sus cuentas de resultados. 

Fuente: Automobilwoche