El sueño y la fatiga son dos grandes enemigos que debemos evitar en los viajes de verano (también en otras épocas del año, claro), pues provocan peligrosas distracciones y una grave pérdida de reflejos. 

Por eso, la DGT suele recordar lo importante que es parar cada 200 kilómetros o dos horas en nuestro trayecto. Pero, ¿realmente alguien cumple con esta sugerencia? Que nosotros conozcamos de nuestro entorno, nadie, la verdad. 

Galería: Actualidad y seguridad vial

Dormir siete horas

Los conductores profesionales sí están obligados a hacerlo y además se les controla a través del tacógrafo, pero para el resto de viajeros es solo una recomendación. Pero bueno, nunca está de más hacer paradas intermedias y no pegarnos la 'pechada' del tirón. 

Por cierto, la Dirección General de Tráfico también nos dice que lo mejor es haber dormido al menos siete horas la noche anterior del viaje para estar suficientemente fresco. 

Por supuesto, lo ideal es conducir durante las primeras horas del día, pues las temperaturas son más bajas y no nos pesa tanto el paso del tiempo. No olvides llegar agua fresca a bordo para hidratarte cuando lo consideres necesario. 

 

Las paradas, sin prisas

Y cuando hagas una parada, no tengas prisa en volver a coger el coche. Descansa, estira las piernas, toma una bebida fresca y charla un poco con los acompañantes, que esos 'tiempos muertos' también son importantes y necesarios. 

Por cierto, tal y como están los precios de los carburantes, no está de más que eches un vistazo a estos consejos de conducción ecológica, pues alargarás la autonomía del depósito y ahorrarás un buen dinero. 

Motivos de multa

Ah, y una última cosa: ojo con circular más de lo debido por el carril izquierdo o adelantar de forma incorrecta e insegura a los ciclistas, porque te podrías llevar una multa importante. Por último, un poco más arriba tienes los radares que más sanciones acumulan. Cumple siempre con las normas y evitarás problemas.