El Toyota Yaris Cross GR Sport es una nueva variante deportiva del SUV urbano que, lamentablemente, solo se lanzará en Japón. Además de los retoques de estilo, la compañía dota a este vehículo de un chasis más rígido y una suspensión revisada.

Esta versión suma refuerzos adicionales en el centro de los bajos y en la parte trasera. Toyota afirma que sirven para mejorar la estabilidad de la dirección y reducir el balanceo de la carrocería.

Galería: Toyota Yaris Cross GR Sport

Yaris Cross GR Sport, con componentes específicos

Por su parte, la nueva puesta a punto de la suspensión reduce la altura libre al suelo en 10 milímetros. En concreto, se han ajustado los muelles, los amortiguadores y la dirección asistida eléctrica. El Yaris Cross GR Sport monta neumáticos Falken FK510 y llantas de aleación de 18 pulgadas con diez radios.

Con el tren motriz híbrido, el modelo nipón proporciona una respuesta mejorada con el pedal del acelerador, según la firma japonesa. Toyota también retoca el estilo del coche añadiendo una nueva trama en la parte delantera y trasera, así como pinzas de freno de color rojo.

En el interior, el todocamino estrena asientos delanteros con mezcla de material Air Nubuck y cuero sintético. Hay un volante de tres radios forrado de cuero con el logotipo GR y la parte delantera de la consola central está revestida en un color gris oscuro metálico. Asimismo, el pomo de la palanca de cambios tiene un revestimiento de cuero y los pedales disponen de cubiertas de aluminio. 

Desde solo 16.756 euros al cambio

Curiosamente, el Yaris Cross GR Sport solo se ofrece con tracción delantera y no en versión 4x4, a pesar de que está disponible en la gama convencional gracias a un segundo motor eléctrico que mueve el tren trasero. 

Esta variante deportiva saldrá a la venta en Japón en agosto. Los precios parten de 2.367.000 yenes (16.756 euros al cambio actual), que incluyen el impuesto sobre el consumo del país. Una tarifa bastante interesante, ¿verdad?

El GR Sport se suma al acabado Adventure, que se introdujo en el mercado el año pasado. Esa opción puso énfasis en hacer que el vehículo pareciera más robusto, añadiendo una placa protectora en el paragolpes trasero, principalmente.