Puede parecer un sinsentido, pero los cabrios no son especialmente adecuados para el verano. Sobre todo, para las horas centrales del día, con temperaturas muy altas y riesgo extremo de padecer un mareo o visión borrosa, y sufrir por ello un accidente de tráfico.

Comento esta circunstancia porque en los últimos días me he cruzado no con uno, sino con varios descapotables sin techo... ¡en plena ola de calor y marcando mi coche más de 35 grados! Aun llevando gorra, la exposición al sol es tan brutal que no resulta nada recomendable.

Galería: BMW Serie 4 Cabrio 2021

Siempre con temperaturas suaves

Otra cosa es que, a primera hora de la mañana, aprovechando tu desplazamiento al trabajo, o ya al atardecer o en plena noche, disfrutes de esas temperaturas más suaves con el cielo por techo. 

No obstante, es en días primaverales y otoñales con temperaturas suaves cuando más se disfruta de un cabrio, ya que el sol no deja 'tostada' la cabeza e incluso se agradece su presencia mezclado con el viento fresco que surge con el movimiento. 

En fin, si eres de los que quitas la capota en los peores días de verano, mejor no lo hagas porque te estás poniendo en peligro no solo a ti, sino también al resto de conductores o peatones que están a tu alrededor. 

Gorra y agua, 'obligatorios'

No obstante, si eres obstinado y no nos haces caso, al menor síntoma de mareo o de incapacidad para conducir, para en un lugar seguro, baja del coche e hidrátate. Puede que estés sufriendo una lipotimia y, desde luego, no estás para al ir al volante.

Por supuesto, siempre es recomendable ponerse una gorra y llevar una botella de agua en el interior. Tampoco está de más que el aire acondicionado te dé en el cuerpo, aunque sea imposible enfriar un habitáculo abierto, claro está.

Y recuerda que la velocidad no influye a la hora de sufrir un mareo, porque puedes ir por la ciudad a 50 km/h o menos y sufrir tal exposición al sol que acabarás muy aturdido. En definitiva, actúa con responsabilidad.