El Kennedy Space Center de la NASA, situado en Florida, Estados Unidos, acaba de estrenar un vehículo eléctrico de transporte, que técnicos de la organización han probado ya en las instalaciones, vestidos con trajes de astronauta para la ocasión.

El vehículo en cuestión, del fabricante estadounidense Canoo, con sede en Arkansas, es idéntico al Canoo Lifestyle Vehicle de calle, aunque lógicamente luce distintivos de la NASA.

El pliego de condiciones de la NASA para este vehículo eléctrico requería que tuviera espacio para ocho ocupantes: por un lado cuatro astronautas completamente equipados para su vuelo, con los trajes correspondientes, y por otro tres miembros adicionales del equipo y el propio conductor, además de varias bolsas de equipamiento.

Galería: Canoo NASA Transporter

La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio quiso que el vehículo fuera un cero emisiones, así que este Canoo 100% eléctrico parece ideal para la tarea. Además, no hacían falta más de 80 kilómetros de autonomía, ya que el recorrido hasta la plataforma de lanzamiento es de apenas 15 kilómetros. 

En principio, Canoo tiene hasta junio del próximo año 2023 para entregar todos los vehículos de transporte a la NASA, aunque no sabemos cuántos se han encargado.

En cualquier caso, la comercialización del Lifestyle Vehicle de serie está prevista para finales de este mismo 2022, con un precio de partida de 34.750 dólares en Estados Unidos, lo que equivale a cerca de 33.500 euros al cambio.

Canoo NASA Transporter

El modelo estará disponible en cuatro acabados, llamados Base, Premium, Adventure y Delivery, y con varios niveles de motorización. El más potente de los Canoo Lifestyle Vehicle tiene 304 CV y 450 Nm, y su batería de 80 kWh promete unos 400 kilómetros de autonomía.

El contrato de Canoo con la NASA se incluye en el marco del proyecto Artemis, que busca volver a llevar al hombre a la Luna antes de mayo de 2024, y en el que también participan SpaceX, quien está desarrollando el módulo de aterrizaje lunar, o General Motors y Lockheed Martin, que colaboran en el nuevo rover lunar.