Por favor, las personas con corazones sensibles deberían leer y ver con cuidado el post, pues las siguientes imágenes muestran un Ferrari SF90 Stradale de color rojo en un estado que deja mucho que desear.

El accidente ocurrió en Reino Unido y al menos cinco coches estuvieron implicados en este extraño suceso. Cuando la policía llegó, no había ningún conductor en el Ferrari y el propietario había desaparecido.

Eran las 20:00 horas del 25 de mayo cuando los bomberos recibieron una llamada sobre un accidente. Dos vehículos de emergencia y diez personas llegaron al lugar de los hechos unos minutos más tarde, pero para su sorpresa, no había ningún incendio ni nadie resultó herido.

 

En el momento de escribir estas líneas, la policía está investigando por qué el conductor del Ferrari abandonó su supercoche y huyó (presumiblemente a pie). Mucho me temo que no va a poder esconderse mucho más tiempo...

Aunque el frontal del superdeportivo híbrido enchufable de 1.000 CV acabó completamente destrozado, parece que se puede reparar. Dicho esto, el propietario del Ferrari, si es que da la cara, tendrá que vaciar sus bolsillos y pagar una suma considerable si quiere que el coche vuelva a circular.

El Ferrari SF90 Stradale cuesta nuevo más de 400.000 euros, así que es mejor arreglarlo que perder todo el dinero. A menos que el coche sea simplemente robado, en cuyo caso la investigación tomaría un giro completamente diferente.

No es el primer (ni el último, por desgracia) Ferrari SF90 Stradale que vive días difíciles. Hace unos meses, el influencer ucraniano Alex Slobozhenko perdió el control del suyo en Dubái. Por suerte, este coche estaba bastante menos dañado y creemos que ya ha sido reparado (¿y vendido?).

Cabe recordar que el SF90 Stradale es capaz de acelerar de 0 a 100 en tan solo 2,5 segundos y de alcanzar los 340 km/h de velocidad punta, con lo que, a pesar de contar con tracción total si dos de los motores eléctricos están activos, es un coche que requiere manos rápidas y mucho respeto.