Se llama Pear y pronto será el nuevo SUV 'compacto' eléctrico de la firma estadounidense Fisker. También diseñado para Europa, el coche eléctrico californiano ha sido presentado, mediante un teaser oficial, que desvela su forma y anticipa algunos contenidos importantes.

El Pear (pera en castellano) es el acrónimo de 'Personal Electric Automotive Revolution' y según los últimos rumores podría aterrizar en el Viejo Continente en algún momento de 2024.

Galería: Fisker Ocean 2022

Un crossover de ciencia ficción

A juzgar por la imagen del teaser facilitado, el Pear no pasará desapercibido por las carreteras europeas. El modelo tendrá unas líneas futuristas, con un frontal voluminoso, en contraste con unos faros LED ultrafinos. La vista lateral será extremadamente musculosa, con anchos pasos de rueda, notables nervaduras en las puertas, un curioso pilar A curvado y cámaras en lugar de retrovisores.

En la imagen, se puede apreciar muy poco la zona trasera, pero podemos imaginar unos pilotos de LED, con diseño vertical, igual de extravagantes, tanto en la forma como en la disposición de los mismos.

Fisker Ocean 2022

Por lo demás, se sabe muy poco del Pear. Al mostrar el teaser, Fisker se limita a hablar de "un coche eléctrico ágil para la ciudad" con una longitud de unos 4,50 metros y la presencia de tecnología punta.

"Popular" en números y precio

El Fisker será fabricado por Foxconn, el gigante taiwanés de alta tecnología, en su planta de Lordstown Motors en Ohio y podría basarse en la plataforma Hon Hai, diseñada por el propio gigante de la electrónica, para albergar modelos de vehículos eléctricos de terceras marcas.

Fisker Ocean 2022

La marca estadounidense tiene previsto producir al menos 250.000 unidades al año y ya ha abierto la fase de pedidos anticipados para los clientes estadounidenses. Los interesados en el coche eléctrico pueden reservarlo con un pago inicial de 250 dólares, mientras que el precio será de 29.900 dólares (unos 28.000 euros al cambio actual).

2021 Fisker Ocean
Fisker Ocean

Pero además del Pear, Fisker prepara el lanzamiento europeo del crossover Ocean y trabaja en el deportivo Ronin, que debería presentarse de forma definitiva en los próximos meses con una autonomía de 885 kilómetros y un precio de unos 200.000 euros.