Para muchos, el Toyota Land Cruiser es uno de los todoterrenos más interesantes y capaces del mercado, aunque es cierto que a Europa no llegan ni la nueva generación del modelo, que se vende únicamente en otros mercados, ni la versión GR Sport, de corte deportivo.

En todo caso, el aspecto del Land Cruiser sigue siendo imponente, sobre todo por su tamaño, pero también gracias a su enorme parrilla, unos marcados pasos de rueda y a unas formas, en general, muy cuadradas. 

Galería: Toyota Land Cruiser 300 de Khann International

Para aquellos clientes que necesiten llevar la estética de su todoterreno un paso más allá, la firma de diseño Khann International propone una serie de mejoras visuales que convierten el modelo japonés en una propuesta aún más exótica.

Como ves, se trata de un kit de carrocería completo para el LC300, fabricado en fibra de carbono, que suponemos ahorrará algo de peso con respecto a la carrocería de serie, pero cuyo objetivo parece ser únicamente lograr una estética más especial para el coche.

Toyota Land Cruiser 300 de Khann International
Toyota Land Cruiser 300 de Khann International
Toyota Land Cruiser 300 de Khann International

De hecho, los diferentes componentes del kit de fibra de carbono no son precisamente baratos. Solamente las carcasas de los retrovisores exteriores cuestan 1.440 dólares, lo que equivale a unos 1.370 euros. 

Las extensiones de los pasos de rueda, por ejemplo, valen 2.500 dólares (unos 2.380 euros) y los spoilers traseros 1.350 dólares, mientras que el capó o la parrilla cuestan 5.210 y 2.060 dólares (5.000 y 1960 euros), respectivamente.

Toyota Land Cruiser 300 de Khann International

Kahnn ofrece también un juego de generosas llantas forjadas KW-LT2 R22, de 22 pulgadas de diámetro, cuyo precio asciende a 8.600 dólares (8.200 euros). En todo caso, estas tarifas no incluyen transporte ni otros costes de importación.

Al precio del kit de Khann International habrá que sumar además una larga espera para conseguir el coche, ya que como anunció Toyota hace unos meses, en mercados como el de Japón hay hasta 4 años de lista de espera para acceder a un Land Cruiser LC300.