La historia de amor entre el Porsche 911 y los safaris se remonta a 1978, cuando la firma de Zuffenhausen decidió enviar una versión (muy) modificada de su coupé deportivo al East African Safari. Modificaciones que alteraban su aspecto y que consistían en unos paragolpes elevados, jaula antivuelco, faros adicionales en el capó delantero, baca africana...

En la actualidad, más de 40 años después de su primera aparición, el Porsche 911 Safari sigue fascinando a los entusiastas, y de vez en cuando aparecen 'restomod' o modelos similares que reproducen su estilo y filosofía, como el que estás viendo. Un deportivo salvaje y fascinante.

Galería: Porsche 911 Safari By Stone Island

'Born in USA'

Basado en un Porsche 911 Turbo de 1986 (de la generación 930), el renacido Safari es obra del artista estadounidense Daniel Arsham y la marca de ropa deportiva Stone Island. El equipo se ha centrado en reproducir las modificaciones originales por completo.

Ha elevado la carrocería del coupé alemán, modificando los paragolpes, añadiendo placas de protección delanteras y traseras en los bajos, faros en el capó delantero y optando por neumáticos específicos para offroad. Todo ello, vestido con un color de carrocería verde oscuro.

Safari 911 de Stone Island

En el habitáculo, en cambio, vemos el sello de la firma Stone Island, con una tapicería de piel de topo con efecto desgastado y una textura especial de camuflaje. Un resultado muy especial con sabor añejo, que aún no sabemos si se replicará en una pequeña serie para los aficionados con economías más solventes.

Safari 911 de Stone Island

Pero si la idea de un Porsche 911 para uso off-road (que pronto volverá sobre la base de la generación 992) no te convence y quieres algo más adecuado e incluso más extremo, puede que te atraiga el Mercedes-Benz Unimog, el 'primo' del coupé alemán.

Safari 911 de Stone Island

La tela que recubre la parte trasera es de color Drab Green y el habitáculo vuelve a estar tapizado en piel de topo. No hay sitio para elementos modernos, como monitores o instrumentación digital, todo es exquisitamente vintage.

Safari 911 de Stone Island

En el exterior, no faltan las ruedas de repuesto ancladas entre la cabina y la carrocería, ni los bidones de gasolina para aumentar la autonomía. Y no, en este caso no había necesidad de elevar más la altura libre al suelo.

Safari 911 de Stone Island

Para completar la oferta, el diseñador ha pensado en una línea de ropa especial, una vez más firmada por Stone Island, que consiste en monos de piel retro (¿lo adivinas? sí, piel de topo), camisas, chaquetas y bolsas de lona especiales.