Hace unos días, el Grupo BMW anunció la absorción del preparador Alpina, que por el momento seguirá trabajando como en la actualidad hasta el año 2025, en su sede de Buchloe. Y una de sus próximas novedades será el primer B4 Gran Coupé de la historia.

El nuevo modelo se ha visto sin ningún tipo de camuflaje, rodando por la nieve. Y como era de esperar, será la única versión de la familia de la Serie 4 Gran Coupé que contará con tubos de escape cuádruples.

Las apariencias engañan, ya que aunque el prototipo no tiene ni un ápice de camuflaje, tampoco es el modelo de producción definitivo. El teaser publicado la pasada semana mostraba un sutil alerón en el portón trasero, junto con pegatinas doradas de efecto retro en los laterales. Además, ese no es el parachoques trasero definitivo, ya que está tomado del M440i.

Galería: Alpina B4 Gran Coupé 2023

Las pinzas de freno azules con la inscripción 'Alpina' se esconden detrás de unas llantas más pequeñas de lo esperado, envueltas en neumáticos de invierno. Sin duda, el modelo de producción tendrá las de radios múltiples, más grandes y con su diseño atemporal.

Por su parte, en el frontal, vuelve el 'déjà vu', ya que el parachoques parece estar tomado, de nuevo, del mencionado BMW M440i Gran Coupé. 

Mecánicamente, no debería haber sorpresas. El B4 con tracción total heredará probablemente la configuración utilizada por el B3 Sedán y el B3 Touring. Eso significa que Alpina empleará el mismo motor S58 que se encuentra en el M3 y el M4 Coupé, ajustado para ofrecer 456 CV y 700 Nm de par máximo.

Es de esperar que las prestaciones sean prácticamente las mismas que las del B3 Sedán, que necesita 3,8 segundos para acelerar hasta 100 km/h y alcanza los 303 km/h.

Alpina no pierde mucho tiempo con los teasers, así que el B4 Gran Coupé debería debutar en los próximos días. No está claro si habrá un D4 S con motor diésel y tampoco sabemos si las carrocerías coupé y descapotable volverán en una nueva generación.