En un mundo cada vez más incierto, hay muy pocas certezas, pero entre ellas está el hecho de que el mercado de los coches premium es el más rentable. Por supuesto, los volúmenes son mucho menores, pero el margen de beneficio (el elemento que realmente cuenta en cualquier negocio) es claramente mayor.

Solo hay que pensar en lo que está ocurriendo con los coches urbanos, que se han reducido de forma drástica precisamente por su incapacidad para generar beneficios, hasta el punto de ser ahora mismo un segmento muy minoritario.

Ante esta situación, estamos asistiendo a un cambio de perspectiva por parte de algunos fabricantes, como Mazda, que según Jeremy Thomson, director de la filial británica de la compañía, dice estar preparada para transformarse en una marca premium. Así lo aseguró a nuestros colegas de Autocar, a quienes el directivo les habló de los futuros objetivos del fabricante japonés.

Galería: Mazda CX-60 2022, fotos espía

Como los alemanes, pero diferentes a ellos

Hablar de marcas premium en el mundo del automóvil es mencionar el habitual trío alemán de Audi, BMW y Mercedes-Benz. Por lo tanto, son los futuros rivales de Mazda, pero curiosamente la firma asiática no quiere parecerse a ellas. 

"Nuestras aspiraciones pasan por convertirnos en una alternativa creíble a la corriente principal tradicional, y esto significa ser 'no alemán'. No tratamos de imitar a las marcas de lujo alemanas, porque probablemente sea imposible ganarles en su propio juego".

Mazda CX-60 2022, fotos espía

En otras palabras, Mazda no quiere convertirse en el próximo Audi, BMW o Mercedes-Benz, sino cambiar su paradigma ofreciendo diferentes modelos, pero siempre de gama alta.

En sus declaraciones, Thomson afirma que todavía hay espacio en el abarrotado segmento del lujo para una marca japonesa, citando a Lexus y respondiendo "por qué no" a la pregunta de si Mazda aspira a ser el próximo Lexus. Por supuesto, también están Acura (Honda) e Infiniti (Nissan), pero solo se encuentran presentes en determinados mercados.

¿Qué es lo siguiente?

Para convertirse en una marca premium, Mazda se centrará en los nuevos modelos que llegarán próximamente, empezando por el CX-60 y el CX-80, dos SUV para los mercados europeos. Sin olvidarnos de que el nuevo Mazda6 constará de mimbres muy diferentes, como son la propulsión trasera y los motores de seis cilindros en línea. Habrá que seguir atentos la evolución de la compañía de Hiroshima...