El fabricante y desarrollador de baterías sueco Northvolt acaba de anunciar la puesta en marcha de su 'gigafactoría', la primera fábrica de producción de baterías para coches eléctricos en suelo europeo y de una compañía europea, destinada a competir con Tesla y los proveedores asiáticos.

La fábrica, situada en Skellefteå, al norte de Suecia, producirá baterías de iones de litio para automóviles. Cuando alcance su máxima capacidad, se espera que produzca suficientes unidades para alimentar un millón de coches eléctricos cada año, con una capacidad de 60 GWh, según la compañía.

Northvolt cells - Dry Room

En los próximos dos años, el objetivo de Northvolt es alcanzar una capacidad de 16 GWh, correspondiente a las necesidades de unos 300.000 vehículos eléctricos. Además, la energía que consume la planta es 100% renovable, según la firma, ya que se encuentra a 200 kilómetros del Círculo Polar Ártico, cerca de grandes fuentes de energía renovable.

"Fabricar baterías es un negocio que consume mucha energía, y nuestro objetivo es tener la batería más ecológica del mundo. Cada kilovatio-hora de batería requiere entre 60 y 80 kilovatios-hora de energía para su producción, por lo que la ubicación de la fábrica es un factor clave para una batería ecológica", ha afirmado el director de la propia fábrica, Fredrik Hedlund.

Galería: Fábrica de Northvolt en Skelleftea

"Marcando un nuevo capítulo en la historia de la industria europea, la primera celda ensamblada es también la primera enteramente diseñada, desarrollada y montada por una empresa de baterías con sede en Europa", ha asegurado Northvolt, una compañía que fue fundada por antiguos empleados de Tesla.

De momento, las instalaciones están llevando a cabo pruebas de cara a la producción comercial, que debería comenzar "a principios de 2022". De momento, la fábrica ya emplea a 500 personas y espera llegar a 3.000 empleados una vez funcione a su capacidad máxima.

Northvolt cells – cylindrical 2170

En todo caso, Northvolt, cuya sede se encuentra en Estocolmo, es una de las mayores esperanzas de Europa en materia de baterías, y ya se ha asegurado pedidos por valor de más de 25.000 millones de euros por parte de gigantes de la industria como BMW, Volkswagen o Volvo, además de varios miles de millones en concepto de financiación.

Entre sus accionistas se encuentran Volkswagen, BMW, Goldman Sachs, diversos fondos nórdicos y hasta el fundador de Spotify, el sueco Daniel Ek. Además, la compañía también se ha beneficiado de ayudas por parte de la Unión Europea.

Mientras tanto, Tesla está trabajando en su primera fábrica en Europa, mientras que los gigantes asiáticos del sector ya cuentan con importantes factorías en Polonia y Hungría, por ejemplo. En todo caso, Europa apenas representa el 3% de la producción mundial de baterías, pero tiene la ambición de alcanzar un 25% del mercado a finales de esta década.