Son muchos los preparadores que acostumbran a atiborrar diferentes modelos deportivos de fibra de carbono, pero en el caso de la compañía rusa TopCar, la expresión es literal. No es posible instalar más fibra de carbono en este Porsche 911 Turbo S.

El especialista presentó el año pasado su Stinger GTR Limited Carbon Edition, una edición especial del 911 Turbo S de generación 992, con carrocería íntegra de fibra de carbono, cuya producción está limitada a únicamente 13 ejemplares. El modelo de las imágenes es precisamente una de esas unidades.

Galería: TopCar Stinger GTR Limited Carbon Edition

Este ejemplar, con fibra de carbono tintada de color marrón, goza de un kit compuesto por 84 elementos fabricados con esta exótico material, que sustituyen a los paneles de carrocería de serie. Según la firma, estos nuevos paneles están fabricados con cuatro capas diferentes de fibra de carbono, en este caso pintadas en color chocolate, si bien hay ciertos elementos aerodinámicos que mantienen su apariencia de fibra de carbono vista. 

Tampoco faltan unas llantas monotuerca de 21 pulgadas en el eje delantero y de 22 pulgadas en el trasero, que también son de carbono y van calzadas con neumáticos en Michelin en dimensiones 265/30 ZR21 y 335/25 ZR22.

TopCar Stinger GTR Limited Carbon Edition
TopCar Stinger GTR Limited Carbon Edition
TopCar Stinger GTR Limited Carbon Edition

En el habitáculo destaca una tapicería de cuero negro y marrón, así como infinidad de molduras decorativas también de fibra de carbono, o asientos cuya carcasa posterior es del mismo material.

Donde no hay cambios es a nivel mecánico, ya que se mantiene el bloque 3,8 litros bóxer biturbo de seis cilindros, con 650 CV y 800 Nm, asociado a un cambio PDK y a un sistema de tracción total. Suficiente para acelerar de 0 a 100 km/h en 2,7 segundos y alcanzar los 330 km/h de velocidad punta.

TopCar Stinger GTR Limited Carbon Edition
TopCar Stinger GTR Limited Carbon Edition
TopCar Stinger GTR Limited Carbon Edition

Ahora bien, una conversión de este tipo y con este material, no es precisamente barata. TopCar pide 100.000 euros por los diferentes componentes, y otros 25.000 euros por el acabado marrón. La lista de opcionales incluye un escape Kline de Inconel, que añade 13.935 euros a la factura final.

Esto significa que, en este coche, hay que sumar al menos 139.000 euros a los 260.329 euros que cuesta el 911 Turbo S en España. En total hablamos de alrededor de 400.000 euros, lo cual es una absoluta barbaridad.