El canal de YouTube Wham Baam Teslacam es muy conocido por publicar episodios de ataques en plena carretera, grabados por las cámaras a bordo de estos vehículos eléctricos, pero su último vídeo puede llevarse la palma.

Geoff Gardiner, propietario de un Model X en Nueva Zelanda, volvía a casa del trabajo cuando adelantó a un Mitsubishi Galant. Sin ninguna razón lógica, el propietario de la berlina japonesa empezó a perseguirlo.

Cuando se dio cuenta de la situación comprometida, Gardiner pensó que el propietario del Galant estaba bajo los efectos del alcohol y estimó que el adelantamiento fue ofensivo.

Galería: Tesla Model X 100D 7 plazas prueba

El desconocido perseguidor empezó a ir detrás del Model X para, en un momento dado, ponerse delante de él, parar y abrir la puerta de su coche. Ante ese movimiento, Gardiner logró escapar, pero pronto se vio atrapado en el tráfico y el conductor del Mitsubishi volvió a ponerse delante de él, bloqueando ambos carriles.

El Model X consiguió alejarse de nuevo, pero a continuación fue embestido lateralmente por el Galant y posteriormente bloqueado. Ambos vehículos quedaron inmovilizados a causa del fuerte impacto.

El conductor del Galant se bajó entonces y empezó a amenazar a Gardiner y a golpear su coche. A continuación, detuvo a otro vehículo, ya que consideraba que el conductor podía actuar como testigo y declarar que Geoff le había golpeado y que el incidente era culpa suya.

Gardiner se quedó en su Model X y llamó a la policía, que habló con el testigo y este les dijo que pusieran las esposas al dueño de Gallant. Geoff entregó entonces a la policía la grabación completa de la Teslacam.

Este vídeo, que lo tienes adjunto, se utilizó como prueba que condujo a un caso judicial. El Model X sufrió daños por valor de unos 45.000 dólares (casi 39.000 euros), que estaban cubiertos por el seguro. Sin embargo, Tesla tardó más de tres meses en reparar el coche.