Nos encantan los proyectos creativos que realizan los aventureros para vivir a tiempo completo en un vehículo camper. Hemos visto ejemplos de todo tipo, pero nunca a alguien que utilice un Porsche como primera vivienda. Hasta ahora...

Nuestro protagonista sobre ruedas es un Cayenne S de primera generación, con un potente motor atmosférico 4.8 V8 de 385 CV y una suspensión específica, que eleva 10,0 centímetros la altura libre al suelo del coche.

Como puedes comprobar en los vídeos adjuntos, este ejemplar no es solo una casa rodante, sino que también tiene muchos argumentos 4x4. Además de la propia suspensión, debemos citar la reductora, los neumáticos todoterreno de 33 pulgadas (que se pueden hinchar o desinflar en función del terreno), la baca o el toldo. 

Esta inverosímil creación es obra de Harrison Schoen, que tiene su propio canal en YouTube, así como en TikTok, donde todo, desde la preparación del Cayenne hasta los distintos destinos, está grabado para que los interesados lo vean.

El alojamiento es bastante espartano. El interior sirve principalmente para guardar la ropa y las herramientas. Una caja de Ikea a medida ofrece más espacio de almacenamiento y una mininevera colocada detrás del asiento del conductor mantiene la comida fría.

También son destacables una pequeña cama, una estufa plegable y un módulo de electricidad de 2.000 vatios. Estas son todas las 'comodidades' que tiene Schoen en su día a día. No son muchas, ¿verdad?

En el exterior, la baca antes mencionada sostiene un tanque de ducha de 38 litros (el equivalente a 10 galones estadounidenses) y una gran caja de carga para almacenamiento adicional. El toldo resulta perfecto para crear un espacio exterior a la sombra y relajarse en él. Por supuesto, no faltan luces adicionales para la noche.

¿Cuánto le ha costado a Schoen poner en marcha este proyecto? Alrededor de 25.000 dólares, algo más de 21.000 euros. En esa cifra se incluyen la compra del Cayenne (9.000 dólares) y todo el equipo que hemos descrito anteriormente. Desde luego, valentía y ganas de aventura no le faltan, así que le deseamos unas vivencias únicas y toda la suerte del mundo.

Galería: Porsche Cayenne Turbo Transsyberia Tribute 2005