Una versión híbrida quizá esté más cerca.

La gran mayoría de fabricantes tienen ya en su oferta algún modelo eléctrico y, en el caso de Porsche, fue el Taycan el primero de la gama en estrenar un sistema de propulsión de cero emisiones. El futuro pasa, sin duda, por la electrificación, pero es cierto que en modelos deportivos esta transición es un poco más complicada.

Para los amantes de los automóviles deportivos, el sonido de un motor de combustión es un punto clave a la hora de disfrutar de la experiencia de conducción, a pesar de que un propulsor eléctrico pueda ofrecer más potencia, un par instantáneo y unas prestaciones de infarto. 

En cualquier caso, el fabricante de Stuttgart mantendrá todavía los motores de combustión en su gama, especialmente en su modelo estrella, el Porsche 911, al menos a lo largo de esta década. Así pues, no habrá un 'Nueveonce' eléctrico en los próximos años, aunque puede que sí veamos alguna versión híbrida.

Galería: Porsche 911 Turbo 2021, prueba

Ha sido el propio CEO de Porsche, Oliver Blume, quien ha afirmado a la publicación americana Autoblog que el Porsche 911 eléctrico no estará listo al menos hasta el año 2030. "El 911 es nuestro icono, y seguiremos fabricándolo con motores de combustión", comenta.

Y es que 2030 será un año clave para muchos fabricantes de automóviles. Volvo, por ejemplo, ya ha confirmado que para entonces solo ofrecerá modelos 100% eléctricos, mientras que Ford ha anunciado también que, al menos en Europa, solo venderá coches eléctricos.

"El concepto del 911 no permite un coche 100% eléctrico, ya que tenemos el motor en la trasera y si ponemos todo el peso de las baterías detrás, el coche no se podría conducir", explica Blume. "Para esta década, voy a ser muy claro: el 911 será un coche con motor de combustión", concluye el alemán. 

Porsche 911 Turbo 2021, prueba

"Seguiremos pensando en electrificación para el 911, como una hibridación muy deportiva. Quizá para la próxima generación. Ya estamos trabajando en esta idea, y como puedes imaginar, será un sistema muy deportivo, como en el 919, en el que utilizamos la hibridación para ganar tres veces seguidas las 24 Horas de Le Mans". 

De momento parece que el Porsche 911 seguirá ofreciendo los clásicos motores bóxer de seis cilindros, aunque es posible que en la segunda mitad de la década existan ya variantes híbridas de altas prestaciones, con motores eléctricos como apoyo al térmico.