Para muchos clientes europeos, el Volkswagen Transporter T6.1 es la furgoneta multiuso por excelencia. De hecho, hemos visto muchas conversiones camper de este modelo, realizadas por todo tipo de empresas especializadas, pero la nueva variante deportiva Sportline la ha desarrollado directamente la marca alemana.

Se trata de una opción con un aspecto mucho más llamativo. Lógicamente, se han producido cambios en el apartado estético, pero los ingenieros de Volkswagen también han tocado el chasis del vehículo. 

Volkswagen Transporter T6.1 Sportline

El kit de la carrocería añade llantas de aleación de 18 pulgadas en negro brillante, paragolpes delantero específico, taloneras laterales, spoiler trasero, parrilla con tira de color rojo, cubiertas de los retrovisores en negro... 

En el interior, los asientos van tapizados en cuero Nappa y son calefactables, la instrumentación es digital (primicia en una furgoneta) y el sistema multimedia incluye el navegador Discover Media.

Además, el Volkswagen Transporter T6.1 Sportline integra varias ayudas electrónicas a la conducción, como frenada automática de emergencia o control de crucero adaptativo. También debemos citar los sensores de aparcamiento delanteros y traseros y la cámara de asistencia al estacionamiento.

Galería: Volkswagen gama T6 restyling

Como comentábamos antes, la furgoneta cuenta con una nueva puesta a punto de la suspensión, que rebaja 30 milímetros la altura libre al suelo. De este modo, no solo luce un aspecto deportivo, sino que también, su tacto de conducción resulta más eficaz. 

Curiosamente, Volkswagen también ofrece el acabado Sportline Black Edition, con más componentes en color negro, como las ventanas tintadas o las taloneras. Además, se añaden adhesivos exteriores con la inscripción 'Black Edition'.

En cuanto al motor, estas versiones montan el propulsor 2.0 TDI de 204 CV, el más potente de la gama, asociado a la transmisión automática de doble embrague DSG, con siete velocidades. Con esta dupla, el Volkswagen Transporter T6.1 Sportline acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos. 

En Alemania, esta opción deportiva está disponible tanto con la batalla corta como con la larga y cuesta a partir de 42.940 euros (49.450 el Sportline Black Edition). Las primeras entregas se realizarán el próximo mes de julio.