El Centro Técnico de Nardò ha sido el escenario elegido para la fase de pruebas de este hiperdeportivo eléctrico.

Antes de que en 2021 comiencen las entregas a los afortunados clientes, Automobili Pininfarina se encuentra en plena fase de pruebas con el Battista, el hiperdeportivo eléctrico de 1.900 CV y 2.300 Nm de par máximo. 

Para realizarlas, la firma italiana ha empleado el Centro Técnico de Nardò, en Italia. Allí, el modelo ha completado con éxito sus primeras pruebas de alta velocidad y dinamismo. Lógicamente, el objetivo final es poner a punto el vehículo, con el fin de obtener un comportamiento absolutamente ideal y adictivo.  

Galería: Pininfarina Battista, pruebas en Nardò

Como ya sabíamos, el Battista será el deportivo italiano más potente jamás producido, pero también debe alcanzar la excelencia, dinámicamente hablando. Por lo tanto, además de este primer test superado, se realizarán nueve pruebas más, tanto en instalaciones privadas como en carreteras abiertas al tráfico. Al fin y al cabo, se trata de validar su chasis, su avanzado sistema de vectorización del par y su experiencia sonora única.

Las pruebas en Nardò, llevadas a cabo por el piloto Georgios Syropoulos, incluyeron sprints en el óvalo de 12,6 kilómetros, así como vueltas a la pista de 6,2 kilómetros. En todas ellas se comprobó el perfecto funcionamiento de la cadena cinemática, capaz de distribuir la potencia de forma variable entre las cuatro ruedas, para optimizar la tracción en todas las condiciones.

Pininfarina Battista, pruebas en Nardò
Pininfarina Battista, pruebas en Nardò

El Pininfarina Battista dispone de cinco programas de conducción: Calma, Pura, Energica, Furiosa y Carattere, además de una batería de 120 kWh, que proporciona energía a cuatro propulsores eléctricos. El ejemplar empleado del Battista en Nardò es un vehículo 'acabado', con un interior como el que disfrutarán los poseedores de este vehículo. Así, los ingenieros pudieron evaluar cada elemento.

En concreto, los puntos que se analizaron en las instalaciones italianas fueron los frenos carbocerámicos, con tecnología inspirada en las carreras, y la vectorización del par. Asimismo, también se puso el ojo en el chasis monocasco de fibra de carbono con máxima rigidez y en la estabilización aerodinámica a alta velocidad.  

En términos de conectividad, los clientes contarán con vinculación 'online' en todo el mundo. Gracias a la tecnología Over the Air, se podrán actualizar remotamente el software de 26 módulos de control individuales en el Battista, abarcando todo, desde el tren de potencia eléctrica hasta el sistema de infoentretenimiento.

Cuando se entreguen los primeros vehículos a los clientes, en 2021, el Battista los 'teletransportará' de 0 a 100 km/h en menos de 2,0 segundos y de 0 a 300 por debajo de los 12,0. Además, el coche firmará una velocidad máxima de 350 km/h. La producción estará limitada a 150 ejemplares, que se fabricarán a mano en Cambiano, Italia.