Es una buena manera de hacer destacar el SUV alemán.

¿De verdad BMW necesita el X8? Seguro que muchos de vosotros os estáis haciendo esa pregunta, pero hay que ver el tema desde el punto de vista de otros mercados, como el estadounidense, el chino o el de Emiratos Arabes Unidos.

Allí, los SUV mastodónticos están altamente considerados, así que ¿por qué no hacer un X7 con un aspecto más deportivo? Bajo nuestro juicio, esa sería la reflexión más acertada sobre el futuro X8 2021. 

Más allá de debates, lo cierto es que el todocamino germano se encuentra en plena fase de pruebas, de ahí la aparición de varios lotes de fotos espía, que han derivado en este render del famoso especialista Nikita Chuicko.

2022 BMW X8 rendering
BMW X8 Spy Shots Three Quarters

Una vez más, la parrilla vuelve a ser de gran tamaño, como en el restyling del Serie 7, pero lo que realmente hace clavar la mirada en el coche son los faros, que podrían estar divididos, un punto realmente original en el coche... si se convierte en realidad. 

Además, estos grupos ópticos parecen estar situados en una posición mucho más baja de la habitual. La verdad es que esta disposición nos ha dejado bastante desconcertados, así que esperaremos con ansia nuevas fotos que nos aclaren más la cuestión. 

2022 BMW X8 rendering
BMW X8 Spy Photos

Si nos fijamos en la fisonomía del coche, parece claro que el techo cae hacia la zaga y los pilotos estrechos también suman a la hora de crear una imagen más deportiva. Lo mismo sucede con las grandes llantas de aleación, la doble salida de escape cromada o la pequeña luneta trasera.

De hecho, el BMW X8 2021 podría ser algo más corto que el X7, que declara 5,15 metros de longitud, y parece más que descartado la adopción de una tercera fila de asientos.  

Galería: BMW X8 fotos espía

Según las últimas información, la gama contemplará el X8 M, si bien empleará un sistema de propulsión híbrido enchufable, que podría generar alrededor de 760 CV de potencia combinada, a partir del motor 4.4 V8 biturbo, más un propulsor eléctrico. 

Si llegara, se convertiría en el BMW de producción más potente de la historia... y tendría la etiqueta 0 de la DGT. Un poco paradójico, pero hay otros muchos ejemplos de esa contradicción tan singular.