El proceso va por muy buen camino.

Si eres un fiel seguidor de nuestra web, seguro que recuerdas la noticia de un Ferrari Testarossa abandonado en Puerto Rico durante 17 años, que publicamos el pasado mes de julio. El youtuber Scott Chivers, conocido como Ratarossa, nos puso tras la pista de este sorprendente hallazgo.

Finalmente él no lo compró, pero por fortuna, el superdeportivo clásico tiene un nuevo dueño y está muy entusiasmado con la idea de devolverle su antigua gloria. En el vídeo adjunto, cortesía del propio Ratarossa, nos presenta al propietario, un coleccionista de coches de la isla caribeña.

Galería: Restauración de un Ferrari Testarossa abandonado

Su plan es restaurar el vehículo, del año 1988 y con tan solo 15.000 millas recorridas (24.140 kilómetros), en aproximadamente tres meses. Esta grabación de 20 minutos muestra los progresos realizados durante el primer mes.

Después de 17 años bajo el ardiente sol de Puerto Rico, el coche está en muy malas condiciones. El interior se cae a pedazos y el exterior necesita una restauración completa. En cambio, el motor no se ha bloqueado (agarrado) y tampoco está gripado, por increíble que pudiera parecer.

Sin embargo, nada puede impedir que unos experimentados especialistas comiencen a 'resucitar' este Testarossa. De acuerdo con la información del vídeo, el nuevo dueño pagó 30.000 dólares (casi 26.000 euros) por él, lo cual, en nuestra opinión, es un precio bastante bueno, teniendo en cuenta el coche que es.

Obviamente, tendrá que gastar una pequeña fortuna para devolverlo a su aspecto de fábrica, pero a juzgar por los progresos realizados hasta ahora, el vehículo se encuentra en buenas manos.

Restauración de un Ferrari Testarossa abandonado

En fin, habrá que seguir este proceso de restauración. Ratarossa lo hará, así que estaremos atentos a su canal de Youtube para seguir las evoluciones del modelo italiano, dotado de un poderoso motor 5.0 V12 de 390 CV. 

Seguro que dentro de un mes, tenemos nuevas imágenes y vemos el coche mucho más cerca del resultado final que todos esperamos. Mientras llega ese momento, no te pierdas el primer vídeo de la 'resurrección'. 

Galería: Ferrari Testarossa 1986