La empresa suiza eleva el listón hasta los 550 CV.

Si eres seguidor de la firma bávara y has estado atento las últimas semanas, habrás comprobado cómo BMW coronó la gama del Serie 2 con la espectacular versión M2 CS, de 450 CV de potencia, un nuevo chasis y todo el conjunto repleto de fibra de carbono.

Pero eso ha sido solo el principio, puesto que las empresas especializadas en preparaciones ya se han puesto manos a la obra con este modelo. Dähler ha sido uno de los primeros y a la vista de los resultados obtenidos, parece claro que el vehículo bávaro todavía tenía margen de mejora, ¿no crees?

Galería: BMW M2 CS de Dähler

El preparador suizo siempre ha demostrado un especial aprecio por el benjamín de la saga M, especialmente desde que equipó el propulsor de los M3 y M4 Coupé, en 2016. Incluso llegaron a construir un M2 descapotable en aquella época. Sin embargo, ahora el protagonista porta unas siglas mucho más sugerentes. Se trata de un M2 CS y Dähler puede que sea uno de los primeros, si no el primero, en atreverse con este modelo tan llamativo.

Si nos centramos en el apartado mecánico, el aumento de potencia se consigue gracias a una reprogramación electrónica así como a un nuevo sistema de admisión, en fibra de carbono, denominado Eventuri. También hay que citar un nuevo sistema de escape, fabricado en acero inoxidable.

BMW M2 CS de Dähler

Un primer paquete de preparación ya promete 520 CV de potencia y 700 Nm de par motor, mientras que la segunda etapa alcanza los 550 CV y 740 Nm. La velocidad máxima llega a los 302 km/h, y esta preparación está disponible tanto para las versiones equipadas con el cambio manual de seis velocidades, como con la transmisión automática de doble embrague M Drivelogic, con siete relaciones.

BMW M2 CS de Dähler

Otro detalle curioso es que el sistema de escape deportivo también se puede combinar con las colas de escape de serie. En cualquier caso, los clientes que así lo deseen, pueden optar por salidas específicas en medidas de 90 o 100 milímetros de diámetro, respectivamente.

BMW M2 CS de Dähler

Asimismo, para aquellos que encuentren el chasis del M2 CS (solo se van a construir 75 unidades) más blando de lo normal, pueden incluir una suspensión Clubsport coilover específica. Los amortiguadores dorados van a juego con las llantas, que alcanzan las 20 pulgadas de diámetro. Y si así lo desea el cliente, se pueden incluir unos muelles deportivos, que consiguen reducir la altura libre de la carrocería al suelo.

BMW M2 CS de Dähler

Como no podía ser menos, en el interior también existen sorpresas. Si el propietario lo considera oportuno, el preparador puede transformar el habitáculo para convertirlo en un modelo mucho más deportivo, con asientos de tipo baquet específicos o una jaula antivuelco.