Solo se fabricarán 100 ejemplares del modelo, con un motor V12 atmosférico, de 3,9 litros y 663 CV... ¡capaz de subir hasta 12.100 rpm!

Hace ya varios años que supimos sobre el nuevo proyecto de Gordon Murray Automotive, la firma del famoso diseñador de origen sudafricano, conocido sobre todo por ser el padre del McLaren F1. Hablamos del superdeportivo T.50, que promete ser un auténtico sucesor espiritual del mítico modelo de Woking, con el que comparte ciertos rasgos muy característicos.

Para empezar, se trata de un supercoche con unas prestaciones de infarto y que, además, cuenta con un puesto de conducción central, con dos asientos a los lados. La compañía ha mostrado por fin las primeras imágenes del T.50, del que se fabricarán únicamente 100 ejemplares, a un precio de 2,36 millones de libras esterlinas cada uno, antes de impuestos, lo que equivale a unos 2,6 millones de euros. Las primeras entregas a clientes arrancarán en el mes de enero de 2022.

Galería: Gordon Murray Automotive T.50

En este caso, también esconde un motor de doce cilindros, en concreto un 3,9 litros V12 que pretende ser el bloque atmosférico más espectacular del mercado, capaz de revolucionarse por encima de las 12.000 vueltas. Desarrollado junto a Cosworth, ofrece una potencia de 663 CV a 11.500 rpm, así como un par motor máximo de 467 Nm a 9.000 rpm, si bien hay 332 Nm disponibles desde apenas 2.500 revoluciones. Tanto el bloque como las culatas son de aleación de aluminio, si bien componentes como las bielas o las válvulas, son de titanio.

Por supuesto, este V12 promete subir de vueltas a un ritmo frenético (el equivalente a 28.400 rpm por segundo), ofrecer un sonido espectacular (gracias a un sistema que introduce el sonido de admisión en el habitáculo) y, además, es un bloque bastante ligero, con solo 178 kilogramos de peso, a pesar del número de cilindros. De serie, irá asociado a una caja de cambios manual Xtrac, de seis velocidades, que envía la fuerza del motor a las ruedas posteriores, a través de un diferencial autoblocante Salisbury.

Gordon Murray Automotive T.50
Gordon Murray Automotive T.50
Gordon Murray Automotive T.50

Con un peso de apenas 986 kilogramos, este supercoche pesa un tercio menos que la mayoría de superdeportivos, ofreciendo una relación peso-potencia de 1,41 kg/CV. Tanto el chasis monocasco (en el que van anclados el motor y la caja de cambios), como la carrocería, están fabricados en fibra de carbono casi por completo. La suspensión, por cierto, es de dobles triángulos en ambos ejes, y aunque cuenta con ESP y control de tracción, se pueden desconectar por completo. De momento, no se han anunciado cifras de prestaciones.

Las llantas forjadas, de aleación de aluminio, son de 19 pulgadas delante y 20 pulgadas detrás, y van calzadas con neumáticos Michelin Pilot Sport 4S, en medidas 235/35 R19 y 295/30 R20. También esconden un equipo de frenos firmado por Brembo, con pinzas delanteras de aleación de aluminio y seis pistones, mordiendo discos carbocerámicos de 370 milímetros, y traseras de cuatro pistones, con discos de 340 milímetros. Y sí, tiene ABS. 

Gordon Murray Automotive T.50
Gordon Murray Automotive T.50
Gordon Murray Automotive T.50

Por dimensiones, con 4,35 metros de largo, 1,85 de ancho y 1,16 de alto, es un poco más grande que el McLaren F1 (4,29 metros), pero mucho más pequeño que un Ferrari SF90 Stradale (4,71 metros) o un McLaren 720S (4,54 metros). De hecho, por tamaño está más cerca de un Porsche 718 Cayman, que también es ligeramente más grande que el T.50, con 4,38 metros de longitud. 

Según la marca, el T.50 (cuyo nombre hace alusión a los 50 años de carrera de Murray en la industria del automóvil) cuenta con la aerodinámica más avanzada de cualquier coche de calle (con seis modos de funcionamiento). En parte, gracias al ventilador de 40 centímetros de diámetro que va montado en la zaga, movido por un pequeño motor eléctrico y que genera un efecto suelo capaz de pegar el coche al asfalto. Esto permite prescindir, por ejemplo, de alerones, faldones y todo tipo de aditamentos aerodinámicos.

Gordon Murray Automotive T.50
Gordon Murray Automotive T.50
Gordon Murray Automotive T.50

En cualquier caso, una de las principales promesas del T.50 es que, a pesar de sus cifras, es perfectamente apto para un uso en el día a día, ofreciendo comodidad, practicidad y refinamiento. El habitáculo cuenta con comodidades como un equipo de sonido con 10 altavoces, conectividad Android Auto y Apple CarPlay o un maletero de 288 litros de capacidad, pero mantiene un cuentarrevoluciones analógico, un bonito volante de fibra de carbono y prescinde de elementos tan habituales hoy en día como pantallas táctiles.