Más de 527 componentes han sido rediseñados por el preparador noruego.

Habitualmente, cualquier modelo del fabricante italiano Lamborghini, de serie ya es suficientemente potente para la mayoría de los mortales, pero siempre hay quien necesita llevar sus superdeportivos un paso más allá. Aquí es donde entran en juego algunas compañías especializadas en preparaciones, como la pequeña Zyrus Engineering, de Noruega.

Esta empresa, que compite con un Lamborghini Huracán Super Trofeo en el Norwegian Extreme GT Championship, ha utilizado toda su experiencia en competición con este coche, para crear una bestia apta para carretera. Se llama Zyrus LP1200 y es una auténtica barbaridad. Aunque ya hablamos de él hace meses, ahora os queremos mostrar un nuevo vídeo 'onboard'.

Galería: Zyrus LP1200

Según la compañía, todas las modificaciones han sido diseñadas en Noruega, por ingenieros de la compañía. La base para el LP1200 es precisamente la variante de competición del Huracán, el Super Trofeo, que para la ocasión ha sido adaptado para un uso en la calle, aunque con mucha más potencia.

El motor original del Super Trofeo es un 5,2 litros V10 atmosférico que, en el caso de la variante EVO del modelo, ofrece 611 CV y va asociado a una transmisión secuencial de seis velocidades, aunque ahora tiene una cifra de potencia dos veces superior.

Zyrus LP1200

El aumento de potencia y par del bloque de diez cilindros se debe, principalmente, a que Zyrus ha instalado dos turbocompresores, una nueva ECU de Motec y un sistema de escape de titanio, con colectores de Inconel, entre otras cosas.

La carrocería, fabricada en fibra de carbono, cuenta con diversos elementos diseñados específicamente para el coche, como es el caso del agresivo alerón trasero o el prominente splitter frontal. Quizá lo más interesante de todo es la trabajada aerodinámica del modelo, que es capaz de generar una carga de hasta 1.200 kilogramos. 

Zyrus LP1200
Zyrus LP1200
Zyrus LP1200

También son de carbono los discos y pastillas de freno, por ejemplo, además de un sinfín de componentes del interior. Y hablando del habitáculo, está totalmente vaciado, y parece un coche de competición. Incluye jaula antivuelco, asientos tipo baquet con arneses de seguridad, un curioso volante de carreras, un extintor de incendios o un display a modo de cuadro de instrumentos, también de carreras.

En principio, la compañía noruega tiene intención de fabricar un total de 24 ejemplares de este LP1200, la mitad de los cuales serán versiones exclusivamente para circuito, es decir, no matriculables, mientras que el resto sí estarán homologados para su uso en vía pública.

Fuente: Zyrus Engineering

Fotografías: Mellum Media