Puedes reconvertir el clásico de Ford gracias a unos sencillos pasos.

A menudo habrás visto que dedicamos especial atención a las creaciones de Lego, tanto oficiales, como de seguidores de la juguetera danesa. Entusiastas de los coches a escala, que pueden reproducir su clásico o su superdeportivo soñado, partiendo desde cero, solo con su imaginación y la ayuda de las conocidas piezas de plástico.

De esta forma, nos hemos fijado en esos creadores alternativos, como el usuario de Rebrickable, Abu-Jaber, que sobre la base de un Ford Mustang, nos enseña todas las posibilidades para conseguir otros modelos, sin demasiado esfuerzo.

Galería: Ford Mustang de Lego

El kit del Ford Mustang de Lego consta de, aproximadamente, unas 1.471 piezas y permite construir un Mustang de la década de los años 60. Gracias a otra serie de piezas, el clásico original de serie, se puede transformar en un impresionante 'drag racer' o coche de carreras de aceleración.

Este ingenioso uso de los bloques de plástico de Lego ha servido como base perfecta para la imaginación y las dotes del aficionado Abu-Jaber, que ya nos ha sorprendido, en el pasado, con otras reproducciones igual de asombrosas.

Vamos a conocer otros dos ejemplos creados por Abu-Jaber y visibles en el blog Rebrickable. El primero, se trata de su kit de camión clásico, mientras que el segundo está protagonizado por una reproducción del Dodge Challenger.

Ford Mustang de Lego

De esta forma, solo tienes que seguir las instrucciones de Abu-Jaber y podrás reconvertir el kit de tu Ford Mustang de los años 60, en otro de los modelos clásicos norteamericanos o en el citado camión de los años 50. Lo bueno es que por poco dinero, puedes disfrutar, prácticamente, de tres coches en uno.

Ford Mustang de Lego

Para conseguirlo, solo tienes que adquirir el kit oficial de Lego del Mustang y comprar las instrucciones, en PDF, del montaje en la página de Abu-Jaber's Rebrickable (es una cantidad simbólica). De este forma, podrás beneficiarte de los ensayos precios de aficionados más experimentados, con lo que eso supone de ahorro de tiempo y en la compra de piezas, adquiriendo solo las necesarias.

Ford Mustang de Lego

Está claro que existen aficiones más costosas, pero un pequeño kit de Lego puede suponer tanta satisfacción como la adquisición de un modelo real. Está claro que entre los vehículos oficiales del fabricante y las creaciones de los aficionados más atrevidos, el único límite para disponer del garaje de tus sueños es tu imaginación.

Fuente: firas-Legocars, vía Motor1.com Global