Este superdeportivo italiano ha tenido una vida muy corta...

La compra de un coche nuevo es una de esas experiencias que, la mayoría de personas, no disfrutan demasiadas veces a lo largo de su vida, así que suele ser una ocasión llena de emoción y felicidad por parte del propietario. Ahora, imagínate que compras un Lamborghini a estrenar, y acaba como el ejemplar de las imágenes. ¡Menuda mala pata!

Sin duda, el dueño de este espectacular Lamborghini Huracán Performante Spyder no olvidará el día que sacó su flamante superdeportivo del concesionario y, apenas 20 minutos después, acabó completamente destrozado. Una experiencia que, desde luego, no le deseamos a nadie.

Según un tuit publicado por la policía del condado inglés de West Yorkshire, donde ocurrieron los hechos, el propietario del Huracán de las fotografías acababa de estrenar el coche, cuando un problema mecánico le obligó a detenerse en medio de la carretera. De momento, nada se sabe sobre cuál pudo ser el repentino fallo del modelo italiano, que impidió al conductor salirse al arcén.

Lamborghini Huracan Performante Spyder crash

Por si no fuera suficiente el hecho de que el motor V10 atmosférico del modelo dejara de funcionar, el hombre tuvo la mala suerte de quedarse 'tirado' en un mal sitio, en plena autovía M1, y el desenlace fue todavía peor.

Otro usuario de la vía, que conducía una furgoneta, se topó con el Performante Spyder y fue incapaz de detenerse a tiempo, por lo que acabó empotrado contra la parte trasera derecha del Lamborghini, que recordemos lleva el motor V10 precisamente en posición central, detrás del habitáculo.

La severidad del impacto arrancó de cuajo la rueda trasera derecha del modelo y, tratándose de la variante descapotable del Performante, el golpe hizo también que saltaran automáticamente las barras antivuelco, que se pueden apreciar en las fotografías. Lógicamente, la situación obligó a las fuerzas de seguridad a cortar temporalmente la carretera.

A la vista de los daños, y teniendo en cuenta que la peor parte se la ha llevado el propulsor de diez cilindros, es probable que este Performante Spyder sea declarado siniestro total, y suponga el fin definitivo de la vida de este ejemplar.

Afortunadamente, nadie resultó herido de gravedad en el accidente, más allá de las lesiones leves que sufrió el conductor de la furgoneta. De momento, no hay muchos más detalles sobre el incidente, ni sobre cómo ocurrió exactamente, aunque al menos únicamente hay que lamentar daños materiales.