Se trata de todo un homenaje al monstruoso GMC Syclone de los años noventa.

Tres décadas atrás, en 1991, el gigante americano General Motors presentó un desmesurado pick-up, no por dimensiones, sino por prestaciones. Hablamos del GMC Syclone, una camioneta deportiva con motor 3.6 V6 de gasolina, con 284 CV de potencia, capaz por entonces de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos, en parte, gracias a su sistema de tracción a las cuatro ruedas.

Ahora, la firma estadounidense Specialty Vehicle Engineering (SVE) ha querido revivir la esencia de aquel Syclone, con una agresiva y llamativa versión moderna, basada en otra pick-up de GMC, aunque actual: el GMC Canyon. Así es el SVE Syclone 2021, del que se fabricarán únicamente 50 ejemplares.

Galería: SVE Syclone 2021

Esta compañía, basada en Nueva Jersey, presentó el año pasado su particular Syclone, con un motor V6 de 4,6 litros, turboalimentado y con una potencia de 461 CV, muy superior a la del modelo original de los años noventa.

Ahora, no obstante, la marca ha querido actualizar completamente su SVE Syclone, de cara a este año, equipando un motor todavía más poderoso, de ocho cilindros. En concreto, hablamos de un 5.3 V8, que no está turboalimentado, sino sobrealimentado por un compresor volumétrico.

SVE Syclone 2021

Este nuevo bloque ofrece una potencia máxima de 760 CV, además de un par motor de hasta 813 Nm, y está asociado tanto a una transmisión automática 8L90E, de origen General Motors, con convertidor de par y ocho velocidades, como a un sistema de tracción a las cuatro ruedas.

El modelo de SVE está basado en la GMC Canyon, como hemos comentado, en su configuración de cabina extendida y cajón trasero corto. Además, incorpora elementos como ejes de transmisión reforzados, una caja de transferencia nueva, un nuevo sistema de escape (de acero inoxidable) o un equipo de frenos también mejorado.

SVE Syclone 2021

A la vista de las imágenes, es evidente que se ha reducido también la altura libre al suelo, ya que ahora el SVE Syclone está 5 centímetros más cerca del suelo, en el eje delantero, y 12,7 centímetros, en el posterior, gracias a una nueva suspensión deportiva, de la que no se han dado detalles.

Las llantas, por su parte, son forjadas y de aluminio, con un diámetro de 20 pulgadas y acabadas en un tono negro satinado, idéntico al de las salidas de escape traseras. Su diseño, además, luce detalles en color rojo, mientras que los neumáticos son Michelin Pilot Sport 4 SUV, en dimensiones 285/45 R20, en ambos ejes.