El modelo, similar a un carro tienda, es obra de la empresa Heilite y se ha vendido recientemente.

No es la primera vez que te enseñamos una curiosa caravana, ya sea nueva o clásica. Sentimos una debilidad especial por este tipo de vehículos que nos permiten disfrutar de la naturaleza junto con nuestro vehículo y la actividad deportiva que más nos guste. En esta ocasión, te mostramos uno de los modelos más llamativos que hemos visto en mucho tiempo: una Heilite monorueda, muy ligera y de 1955.

Con 65 años de historia, esta caravana o carro tienda, como prefieras denominarla, está construida con una estructura de aluminio ligero, recubierta con una lona de color verde que, una vez desplegada, ofrece un razonable espacio cubierto, además de una cama elevada doble, de aspecto bastante confortable. 

Galería: Caravana Heilite monorueda de 1955

Gracias a una estructura desmontable de varillas de aluminio, el área cubierta es más que suficiente para dar servicio a dos personas. Debajo de la cama, el remolque ofrece un generoso hueco portaobjetos, donde guardar varios elementos indispensables, como una mesa y dos sillas plegables, una pequeña cocina portátil o lo que creamos necesario. Todo se almacena con seguridad, debido a que ese espacio dispone de un cierre con llave.

Por otra parte, la tienda dispone de varias ventanas de vinilo transparente, aunque no se trate de las originales. El vendedor de este Heilite contaba que las sustituyó por unas nuevas, en el año 2011. Así que, en ese sentido, esta ligera caravana dispone de algunas mejoras.

Lógicamente, habrás visto que la caravana solo tiene un neumático y de ahí lo interesante del asunto. La única rueda disponible está asociada a un amortiguador, para absorber las irregularidades del terreno y no comprometer la seguridad del vehículo que la remolca. Asimismo, una vez acampados, el carro dispone de cuatro barras ajustables, para asegurar la estabilidad de la tienda y la máxima comodidad a la cama.

Caravana Heilite monorueda de 1955

Aunque en nuestro país no son un producto reconocido, en otros territorios más permisivos con las homologaciones de vehículos, como Estados Unidos, sí que se pueden ver este tipo de caravanas, incluso remolcadas por motocicletas. Si lo piensas bien, son el complemento perfecto a un 'motor' solitario, dispuesto a recorrer Norteamérica de costa a costa.

Caravana Heilite monorueda de 1955

Sin duda, estamos ante un vehículo histórico con cierto interés, aunque otros aficionados solo lo considerarán como un artefacto sin sentido. En realidad, en Estados Unidos existe una legislación, denominada Ley de Ayuda Federal a la Carretera de 1956, que dio lugar a la creación del sistema de autopistas interestatales que hoy conocemos. Esta caravana nació un año antes de la entrada en vigor de esta ley y estaba pensada para la red de carreteras de doble sentido, más lentas, que existían hasta ese año.

Caravana Heilite monorueda de 1955

Así las cosas, su nuevo propietario seguro que habrá quedado satisfecho con los casi 3.000 dólares que ha tenido que pagar por este 'pedazo' de la historia automovilística de Estados Unidos. Dudamos mucho de que vaya a utilizarla, entre otras cosas, porque merece ser más un objeto de exhibición, a la vista de su buen estado de conservación. 

Fuente e imágenes: Bring a Trailer