Sí, es posible reparar un superdeportivo con el frontal destruido y el chasis doblado.

En YouTube es fácil encontrar vídeos de accidentes de coches. Algunos tienen como protagonistas a superdeportivos conducidos por millonarios, que subestiman la descomunal potencia que tienen entre manos. 

Desgraciadamente, el Ferrari 812 Superfast que nos muestra Real Life Exotics corrió esa suerte. Sin embargo, después de terminar en el taller con el frontal completamente destruido y el chasis doblado, ahora parece haber salido directamente de las puertas de Maranello. 

Galería: Ferrari 812 Superfast 2017 salón de Ginebra

No sabemos cuánto dinero ha supuesto la reparación, pero es interesante ver cómo esta 'bestia' con motor 6.5 V12, de aspiración atmosférica y 800 CV, 'resucita' después de una situación dramática. Desde luego, no te deberías perder ni un segundo del vídeo adjunto. 

En los primeros minutos de la grabación, se pueden observar todos los componentes destrozados del coche. Posteriormente, los especialistas empiezan a trabajar en el chasis para dejarlo como nuevo y luego comienzan a restaurar las partes dañadas de la carrocería. 

El punto curioso es que el coche se eleva con una carretilla y se desplaza a los diferentes talleres con el remolque de un pick-up. Muy poco glamuroso, es cierto, pero lo importante es que el 812 Superfast queda perfecto.  

Al parecer, la parte más complicada de la reparación fue la pintura, ya que Ferrari emplea colores personalizados para cada uno de sus modelos. Sin embargo, a pesar de la dificultad, el resultado es extraordinario y, al menos en pantalla, no parece haber diferencias cromáticas con los componentes originales.

Ferrari 812 Superfast 2017 salon de Ginebra

Desde luego, siempre merece una segunda oportunidad un coche que logra una velocidad máxima de 340 km/h y es capaz de acelerar de 0 a 100 en tan solo 2,9 segundos, ¿no crees?

Además de por prestaciones puras, el Ferrari 812 Superfast también sobresale por integrar la segunda generación del Virtual Short Wheelbase, es decir, el sistema de dirección a las cuatro ruedas de la casa italiana. En fin, dale al 'play' y observa el proceso de 'orfebrería'.