El motor desarrollaba la friolera de 2.000 CV...

Afirmar que el Toyota Land Cruiser es uno de los vehículos más exitosos del fabricante japonés resulta una obviedad. Ya se han construido más 10 millones de unidades, desde 1951, un récord en sí mismo. Pero el todoterreno oriental también puede presumir de otros galardones.

Hablamos del Toyota Land Speed Cruiser, un prototipo que sorprendió a propios y extraños, al batir un récord de velocidad máxima, algo impensable para el modelo japonés hasta el año 2016, momento en el que todo cambió.

Galería: Toyota Land Speed Cruiser 2017

Parecía una absoluta locura que un todoterreno intentase participar en una categoría reservada para superdeportivos, con una estudiada aerodinámica. Pero eso supuso todo un reto para el Centro Técnico de Toyota Motorsport (MTC), ubicado en Los Ángeles (Estados Unidos).

Hasta ese momento, este departamento era el responsable del desarrollo de los coches de carreras con los que Toyota disputaba la NASCAR. Pero no dudó en aceptar el reto.

La primera ocasión en la que se pudo ver al vehículo fue en el SEMA Show de Las Vegas, en noviembre de 2016. Fue una de las estrellas del evento y su aspecto ya adelantaba que aquel Land Cruiser, con motor V8, no era una preparación más.

Toyota Land Speed Cruiser 2017

La ausencia de espejos retrovisores, sustituidos por cámaras, las enormes llantas de aleación de 20 pulgadas, con neumáticos en medida 315/35 ZR20, o la pintura negra brillante de la carrocería presagiaban que se trataba de un vehículo diferente.

El secreto fundamental del Toyota Land Speed Cruiser residía debajo del capó. Gracias al enorme empuje del propulsor, el Centro Técnico de Toyota Motorsport pretendía romper el récord mundial de velocidad.

Toyota Land Speed Cruiser 2017

Como ya habrás imaginado, debajo de la carrocería se modificó prácticamente todo. El habitáculo original desapareció de un plumazo, incluidos los siete asientos. El del conductor se sustituyó por un baquet de competición, con arneses de seguridad, según las especificaciones FIA. Por supuesto, se le añadió una jaula antivuelco homologada, aunque la mayor modificación realizada fue en el motor.

Toyota Land Speed Cruiser 2017

Como base, se utilizó el bloque de gasolina 5.7 V8 atmosférico, que rendía una potencia máxima de 381 CV. De hecho, era el motor más potente que Toyota ofrecía en ese momento, asociado al Land Cruiser en el mercado norteamericano. Sin embargo, después del trabajo de los ingenieros, el potencial mecánico del modelo japonés alcanzó la increíble cifra de 2.000 CV.

Toyota Land Speed Cruiser 2017

Para que te hagas una idea, el nuevo propulsor V8 disfrutó de pistones y bielas modificados, ademas de la inclusión de dos turbocompresores Garret GTX4718R, capaces de soplar a una presión máxima de 3,8 bares. La válvula de descarga corría a cargo del especialista TurboSmart, mientras que los intercoolers fueron personalizados por el propio departamento de Toyota Motorsport.

Toyota Land Speed Cruiser 2017

La cilindrada del motor se rebajó hasta los 5.663 cm3, mientras que la transmisión elegida para soportar este descarga de potencia fue una caja automática Weismann, de ocho velocidades, con embrague húmedo, centrífugo y multidisco. La velocidad máxima del Land Speed Cruiser era de 370,18 km/h.

Tres bombas de gasolina se encargaban del suministro de combustible, mientras que el sistema de escape se dividía en dos enormes tubos, ubicados en ambos laterales de la carrocería.

Toyota Land Speed Cruiser 2017

Al final, el modelo oriental obtuvo el título honorífico del todoterreno más rápido del mundo, con un nuevo récord de velocidad, cifrado en 370 km/h, reclamando una plaza en un club desconocido para él. Eso sí, obviamente, ninguna pieza del modelo original quedó sin ser retocada o sustituida, directamente.

El récord de velocidad no se consiguió en uno de los grandes lagos salados de Norteamérica, sino en una pista asfaltada de solo cuatro kilómetros de longitud, ubicada en el desierto de Mojave, en California (EE.UU.).

Toyota Land Speed Cruiser 2017

Después de que el piloto de carreras, Craig Stanton, pusiera a punto el Toyota Land Speed Cruiser en el circuito de pruebas Arizona Proving Ground (TAPG), propiedad de Toyota, el expiloto de Toyota en la NASCAR, Carl Edwards, estableció un primer intento de récord, el 2 de mayo de 2017. Alcanzó una velocidad máxima de 339 km/h, aunque tuvo que levantar el pie antes de tiempo, al no calcular bien la distancia de frenado necesaria.

En el segundo intento, Edwards llevó al Land Speed Cruiser hasta los 370,18 km/h, lo que se tradujo en un nuevo récord mundial de velocidad para todoterrenos y SUV en ese momento.