El objetivo es que se cumplan las restricciones de movimiento, establecidas en el estado de alarma, durante el periodo vacacional.

En estos días de confinamiento, en los que los movimientos y la movilidad se han restringido para tratar de luchar contra el coronavirus, todavía hay quien se salta las medidas establecidas por el estado de alarma, en busca de trasladarse hasta sus segundas residencias.

Por ejemplo, durante el pasado domingo 29 de marzo, 84 personas fueron detenidas, y 9.430 denunciadas, por no cumplir con el confinamiento. Sin duda, datos totalmente injustificables.

De ahí que la DGT y la Guardia Civil se hayan puesto manos a la obra, para evitar estas tendencias, aumentando los controles de tráfico durante la Semana Santa de 2020.

Galería: Coches de la Guardia Civil

La medida, que ya ha estado vigente durante este fin de semana, se centra en establecer más controles nocturnos, centrados en las carreteras de salida de las grandes ciudades.

El objetivo de la medida es claro: evitar todos los desplazamientos no justificados que se producen durante la noche y la madrugada, momentos en los que se puede llegar a pensar que la vigilancia, por parte de las fuerzas del orden, es menor.

Según reza el comunicado del organismo dependiente del Ministerio del Interior, además de los controles móviles que se instalan en todo tipo de vías, la Guardia Civil estableció 150 puntos fijos de control, de cara a comprobar los desplazamientos de los vehículos ligeros.

También acorde a la información de la DGT, las medidas de confinamiento se están llevando a cabo de manera satisfactoria por los ciudadanos que, en líneas generales, están reduciendo todos sus movimientos a los supuestos recogidos en el estado de alarma.

Al menos, así lo demuestran los datos publicados de desplazamientos en toda España (salvo Cataluña), que el pasado día 3 de marzo descendieron en un 87%, en comparación con un día equivalente sin limitaciones a la movilidad.

Fuente: Dirección General de Tráfico