Es evidente que los sistemas de infoentretenimiento digitales incrementan el tiempo de reacción del conductor.

Nos guste o no, la tecnología continúa incrementándose en los automóviles de última generación, con el fin de proporcionar mayor confort y seguridad. Algunos sistemas, como el mantenimiento de carril, el asistente de frenada de emergencia automática o el control de crucero adaptativo, ayudan notablemente al conductor, pero hay otras innovaciones que no tanto.

De hecho, provocan más distracciones al volante, un perjuicio que, a la postre, puede acarrear un accidente. Un nuevo estudio de IAM RoadSmart, una organización independiente de seguridad vial con sede en Reino Unido, creada en 1956, asegura que el uso de pantallas digitales y de los protocolos Apple CarPlay y Android Auto genera más peligro que un conductor borracho. 

Galería: Actualidad y seguridad vial

Es una afirmación sorprendente, pero de acuerdo con el informe, el empleo de sistemas de infoentretenimiento aumenta los tiempos de reacción del conductor, en comparación con un usuario bebido (en el límite legal) e incluso drogado con cannabis.

El estudio, que IAM elaboró con la ayuda de TRL, la FIA y el Fondo Rees Jeffreys Road, descubrió que los conductores apartaban la vista de la carretera hasta 16 segundos cuando usaban tanto Android Auto como Apple CarPlay. Ese tiempo equivale a recorrer más de 500 metros, a 112 kilómetros por hora, sin ningún tipo de control sobre el coche. 

En comparación, el informe indica que el tiempo de reacción de un usuario bajo los efectos del alcohol (justo en el umbral de la ilegalidad) es un 12% más elevado, es decir, supone menos peligro. Igual sucede con los conductores afectados por cannabis, aunque dicho tiempo incrementa un 35%. Aun así, es más peligroso 'trastear' con el monitor, porque el tiempo de reacción aumenta entre un 53 (Android Auto) y un 57% (Apple CarPlay).  

¿En qué afectan las distracciones? Principalmente, en las distancias de detención del vehículo y también en el control de la trayectoria, ya que, en ocasiones, se puede estar a punto de invadir el sentido contrario o de salirse de la vía. 

BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020, prueba

El estudio también muestra que, como mínimo, los conductores suelen desviar la mirada de la carretera alrededor de cinco segundos, si están 'ocupados' en manejar el sistema de infoentretenimiento.

En fin, seguro que si tienes un coche de última generación, ya te has percatado de esta situación. La tecnología está para ayudarnos, pero un mal uso de la misma puede llevarnos a sufrir un accidente. Ya sabes, todo lo que sea ajeno a la conducción, hazlo en parado.