Ahora, este brutal familiar acelera de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos.

La nueva generación del espectacular Audi RS 6 Avant ha llegado al mercado recientemente, pero el especialista alemán ABT Sportsline ya le ha echado el guante al familiar por excelencia de Audi Sport.

Gracias a las mejoras establecidas, el modelo de Ingolstadt ofrece una dosis mayor de potencia a aquellos clientes que no tengan suficiente con los 600 CV que desarrolla de serie. Y cabe apuntar que no es el primero en hacerlo, ya que HGP mostró recientemente su paquete de mejoras.

El motor 4.0 TFSI, V8 y biturbo, que en el nuevo RS 6 cuenta con desconexión selectiva de cilindros y es además un 'mild-hybrid', ya que va asociado a un sistema eléctrico de 48 V, alcanza con la ayuda de ABT la descabellada cifra de potencia de 700 CV, mientras que el par motor máximo pasa de los 800 Nm, de serie, a nada menos que 880.

Galería: Audi RS6 Avant 2020, por ABT

Esta ganancia se consigue mediante una nueva centralita, que recibe el nombre de ABT Engine Control, para la gestión electrónica del sofisticado y poderoso bloque de ocho cilindros. 

Lógicamente, el notable aumento en las cifras de potencia y par se traduce en una importante mejora también en el ámbito de las prestaciones, ya que ahora el RS 6 Avant 2020 despacha el 0 a 100 km/h en 3,3 segundos; es decir, tres décimas más rápido que recién salido de fábrica (3,6 segundos).

Lo que no sabemos es si prescindirán de la limitación de velocidad de serie (250, 280 o 305 km/h, según el caso). De hacerlo, el dato resultante sería absolutamente escandaloso...

Dicho esto, el preparador también está trabajando en ofrecer un catálogo de llantas de aleación para el modelo, aunque de momento no ha detallado la futura oferta.

Tampoco descartamos que la firma ofrezca, más adelante, mejoras para la suspensión, que de serie cuenta con amortiguadores adaptativos y resortes neumáticos, o para el equipo de frenos, dotado de discos delanteros de 420 milímetros y traseros de 380 milímetros.