El motor de acceso a la gama RS continuará siendo el 2.5 TFSI, de cinco cilindros.

Audi ha dicho "sí" a una amplia gama de SUV con el distintivo RS, pero también ha cerrado las puertas a un utilitario de altas prestaciones, el RS 1 Sportback. La primera generación del vehículo tampoco recibió esa inscripción tan especial, si bien sí se desarrolló el A1 quattro, con 256 CV, limitado a 333 unidades.

En estos momentos, cuando los fabricantes analizan los gastos con lupa, la marca alemana no ve un buen negocio crear un 'cohete' de bolsillo. De hecho, ni siquiera se plantea la creación del S1 Sportback. Con los 200 CV del A1 40 TFSI son más que suficientes...

Galería: Prueba Audi A1 Sportback 2019 30 TFSI Black line edition S tronic

En una entrevista con Autocar, el director general de la compañía, Julius Seebach, explicó que la mecánica 2.5 TFSI, de cinco cilindros, seguirá siendo el motor de acceso a la gama RS. Como bien sabrás, desarrolla 400 CV y 480 Nm en los RS 3 Sportback y Sedan, RS Q3 y Q3 Sportback, y en los TT RS Coupé y Roadster. Eso sí, en la futura generación del RS 3, debería superar esos registros. 

Volviendo al A1 Sportback, la versión 40 TFSI ofrece la misma potencia que el Volkswagen Polo GTI, tiene un único eje motriz, el delantero, y dispone exclusivamente de la transmisión automática de doble embrague DSG, con seis velocidades.

Las prestaciones de este A1 de 200 CV son bastante destacadas, ya que alcanza una velocidad máxima de 235 km/h y acelera de 0 a 100 en apenas 6,6 segundos. No hubiera estado mal una versión aún más picante, pero debemos conformarnos con lo que hay.  

Prueba Audi A1 Sportback 30 TFSI 2019

En cambio, Audi sí ha creado para su benjamín la variante Citycarver, de aspecto campero y con más altura libre al suelo. De este modo, la marca alemana se suma a la moda tan arraigada de adoptar una imagen crossover en los turismos. Está claro que cada vez cobra más importancia cada euro invertido en un vehículo...