El modelo alemán se enfrenta a las variantes Competition y Sportback de sus dos grandes rivales, en una increíble carrera de aceleración.

¿Qué están haciendo tres de los compactos deportivos más potentes y deseados del mercado en la pistas de aterrizaje de un aeródromo? Una carrera de aceleración, por supuesto.

Similares en potencia, rendimiento y posicionamiento, pero diferentes en el enfoque de la carrocería o el esquema de tracción escogido, nos enfrentamos a tres coches que suman casi 1.250 CV en total y que competirán durante unos intensos segundos, en los 400 metros disponibles.

Sobre el papel, el coche a batir es el Mercedes-AMG A 45 S 4MATIC+, uno de los deportivos más esperados de 2019, por recurrir al motor 2.0 de cuatro cilindros más potente del momento, con 421 CV, que le permite acelerar de 0 a 100 en 3,9 segundos. Algo que también se consigue, en parte, gracias a la tracción total 4MATIC+y a la transmisión automática de doble embrague AMG SPEEDSHIFT DCT 8G, de ocho velocidades.

Galería: Carrera de aceleración: Mercedes-AMG A 45 AMG frente a BMW M2 Competition y Audi RS 3 Sportback

Sin embargo, el Audi RS 3 Sportback no se queda atrás, con el motor 2.5 TFSI, de 400 CV, la tracción a las cuatro ruedas quattro y la transmisión automática de doble embrague S tronic, de siete marchas, que le permiten completar el 0 a 100 en 4,1 segundos. ¿Su punto fuerte? La ligereza.

Pero en una carrera de aceleración de 400 metros, la longitud de la misma también cuenta, así como la salida, y en estas lides, el BMW M2 Competition es un rival temible, con su motor de seis cilindros en línea y sus 410 CV de potencia, que se envían a las ruedas traseras.

¿Quieres descubrir lo que pasa? Entonces, no pierdas más tiempo y disfruta con nuestro vídeo exclusivo.