Si no te ajustas bien el cinturón, puedes verte sorprendido por este fenómeno.

Usar el cinturón de seguridad es obligatorio y no llevarlo puesto conlleva una sanción económica y la retirada de los puntos correspondientes del carné de conducir (3 puntos). Pero no basta con abrocharlo, sino que debes colocarlo y ajustarlo correctamente, de manera que este elemento de seguridad del vehículo, pueda actuar de manera efectiva en caso de accidente.

Galería: Consejos para conducir en verano

Si lo llevas holgado, estarás arriesgándote a sufrir el denominado 'efecto submarino', en caso de colisión. Este fenómeno se da tras el impacto, ya que nuestro cuerpo, al no ir correctamente sujeto, podría deslizarse por debajo de la banda abdominal del cinturón, lo que nos llevaría a golpear contra el volante o el salpicadero, con las consiguientes lesiones lumbares, en la pelvis o en las piernas.

También debes tener en cuenta que la banda del cinturón de seguridad podría presionar el abdomen, una zona blanda del cuerpo humano, lo que aumenta el riesgo de lesión interna.

Desde la DGT y Fundación Mapfre, hacen hincapié en que la posibilidad de sufrir este efecto aumenta en el caso de ir sentados sobre una toalla o un cojín.

Evitar correr este riesgo pasa por tratar de eliminar la holgura de este elemento de seguridad todo lo posible, incluso haciendo uso de unos pretensores para mantenerlo presionado sobre el cuerpo y en la zona correcta.

 

Esta situación puede darse en cualquiera de los ocupantes del vehículo, sobre todo en el copiloto y los pasajeros, que acostumbran a adoptar una posición poco adecuada en términos de seguridad.

Recuerda que usar correctamente el cinturón disminuye en un 50% la posibilidad de sufrir lesiones, además de reducir en hasta 5 veces el riesgo de sufrir heridas graves o incluso la muerte, en cuanto a accidentes en zonas urbanas se refiere.

Fuente: Fundación Mapfre