Olvídate de triquiñuelas, si has bebido vas a dar positivo, pero estos son algunos de los bulos que puedes encontrar por Internet y que no sirven para nada.

Los irresponsables que beben alcohol y luego se ponen al volante temen encontrarse en su camino con un control de la DGT o de cualquiera de las autoridades pertinentes, por lo que siempre andan buscando cualquier truco que les permita engañar al dispositivo de los agentes.

Te decimos desde ya que es inútil hacer uso de alguno de los trucos variopintos que puedes encontrar por la red, que incluso, a veces, rozan lo absurdo. Lo que sí es infalible es no conducir si has bebido.

Galería: Coches de la Guardia Civil

A continuación, te enumeramos algunos de estos falsos trucos para evitar dar positivo en sustancias espirituosas. Auténticos bulos y leyendas urbanas sin efectividad real.

1. Beber café o agua

El café te mantendrá despierto y el agua hidratado, pero el nivel de alcohol que tendrás en aire espirado y en sangre va a seguir siendo el mismo. Aunque te bebas un vaso o dos litros de alguno de estos líquidos, o de cualquier otro, no cambiará el resultado del alcoholímetro, ni mucho menos el del etilómetro. Aquí puedes encontrar cuáles son las tasas máximas permitidas en España y las multas que conlleva infringir esta norma.

2. Comer chicles o pasta de dientes

Parece evidente, pero hay bulos 'online' sobre la efectividad de los chicles o incluso de la pasta de dientes para burlar los controles de alcoholemia.

Los primeros, lo único que harán será endulzarte la boca, aunque si has bebido demasiado, puede que ni llegues a notar el sabor. La pasta de dientes, pues más de lo mismo, salvo que no tiene mucho sentido que te alimentes de esta sustancia, de dudosa buena digestión.

Coches de la Guardia Civil

3. Hacer ejercicio

Se ha extendido la idea de que correr un poco y sudar permite rebajar la tasa de alcohol que se tiene en el cuerpo, aunque la realidad es que no sirve, al menos hasta el punto de cambiar el resultado del alcoholímetro.

Además, si has estado de fiesta muchas horas y no has bebido precisamente poco, lo que sí puedes conseguir es un sofoco de los buenos y marearte, por el cansancio acumulado.

4. Soplar suave

También los hay que tratan de soltar el aire muy lentamente, en un intento desesperado de que la máquina no sea capaz de detectar algo que es más que evidente.

De hecho, el propio alcoholímetro hace un sonido muy particular cuando estás soplando correctamente, por lo que el Guardia Civil se dará cuenta y te instará a que intensifiques la cantidad de aire que estás expulsando.

Por cierto, poner un chicle entre la boquilla y tu boca no solo no funciona, sino que podrías estropear el alcoholímetro y buscarte un problema más con la justicia.

5. Esperar un par de horas antes de ponerse al volante

Lo primero que debes saber es que, una hora después de ingerir la última bebida espirituosa, tu porcentaje de alcohol en sangre estará en su punto álgido.

Tras ese período de tiempo, cada hora irás eliminado 0,2 gramos por litro, pero cada persona tiene un metabolismo distinto e incluso la comida que hayas ingerido y la fatiga pueden alterar estas cifras.

Obviamente, al que haya bebido un poco, le puede servir esta práctica, pero si te has cogido una borrachera importante, dos horas no te van a servir para mucho.