Si el nuevo Gobierno consigue la investidura oficial en los plazos adecuados, el gasóleo podría costar más el año que viene.

Con la paralización de los Presupuestos Generales del Estado de este año, que no consiguieron aprobarse, prolongando las medidas de 2018, parece que 2019 será el momento en el que el Gobierno del PSOE consiga llevar a cabo la propuesta de subida de impuestos al gasóleo.

Eso sí, esto no será posible hasta la investidura del nuevo Ejecutivo, algo que todavía no se ha producido. Cuando esto suceda, será el momento en el que avancen para llevar a cabo la acción recaudatoria que, junto con la subida de otros impuestos variopintos (como el de matriculación o el de vehículos de tracción mecánica), se cifra en 5.654 millones de euros en 2020, según los datos comunicados a la Comisión Europea.

Galería: los coches diésel que menos gastan

Galería: Los 10 coches diésel que menos gastan (por segmentos)

Parte del dinero, claro está, llegará del sobrecoste que tendrá este combustible, una vez aprobados los nuevos Presupuestos Generales. El plazo para ello no debería excederse de octubre, para aprobar la medida en el consejo de Ministros y, posteriormente, ser presentada ante el Congreso, donde tendrá que recibir los apoyos necesarios de otras fuerzas políticas. 

¿Cuánto va a subir el gasóleo en 2020?

Si todo lo anterior se lleva a cabo en los plazos previstos, el impuesto especial, aplicado sobre los hidrocarburos del diésel, hasta ahora de 30,7 céntimos de euro por cada litro, subirá a partir de enero de 2020 para acercarse todavía más a los 40,25 céntimos de euros por litro de gasolina que se haya repostado.

La subida esperada será, seguramente, de aproximadamente 3,8 céntimos de euros por litro, que es lo que dictaba la propuesta no aprobada y que, de haberlo hecho, se habría puesto en marcha a principios de 2019.

Sobre el bolsillo del particular que sea usuario de un turismo con mecánica de ciclo diésel, el sobrecoste mensual de esta incremento, se estima entre 3 y 4 euros, hablando siempre de un uso medio de 15.000 kilómetros al año.

También cabe la posibilidad de que los plazos no se cumplan, lo que acarrearía volver a replicar los presupuestos actuales, como se está llevando a cabo en la actualidad.

Como alternativa, el Gobierno podría acogerse a la posibilidad de aprobar el aumento de los impuestos mediante un Real Decreto-Ley.