Este concept car estaba conformado por un material maleable.

Al presentarse, un concept car debe ser innovador, ya sea en términos de estilo o de tecnología. BMW lo entendió bien cuando, en 2001, comenzó a trabajar en un concepto llamado GINA.

El significado de este nombre era 'Geometría y Funciones en N Adaptaciones', que literalmente se podía traducir en 'Geometría y Funciones en X Adaptaciones'. Esta denominación hacía referencia a que el vehículo GINA iba a tener una forma maleable.

Creado por el famoso diseñador de la marca de la hélice, Chris Bangle, el GINA se presentó en 2008, siete años después del inicio de los estudios sobre el tema y sigue considerándose el trabajo definitivo del estadounidense, que abandonó la firma germana a principios de 2009.

Pero volvamos a lo más importante de este prototipo: su carrocería flexible. Estaba hecha de un material que combinaba poliuretano y elastán, lo que le daba un aspecto translúcido. Se presentó como elástico, impermeable y resistente al calor y al frío. Además, BMW se aseguró de que no se dañara con el movimiento y de que no tuviera riesgo de encogerse o expandirse con el paso del tiempo.

Galería: BMW GINA Light Visionary Model Concept 2008

Esta elasticidad permitió que el coche cambiara de forma, en respuesta a las diferentes condiciones y velocidades, pero las modificaciones también podían ser controladas manualmente por el conductor. Igualmente, el bastidor podía cambiar de posición, lo que permitía esa maleabilidad del coche. 

El material del chasis era aluminio, pero se utilizaron soportes de carbono para variar la flexibilidad, como en las puertas (la única parte del coche en la que la tela se doblaba) o en el spoiler trasero.

BMW GINA Light Visionary Model Concept 2008
BMW GINA Light Visionary Model Concept 2008

Continuamente en movimiento

Los faros eran el mejor ejemplo de la inteligencia del coche, pues se ocultaban cuando no estaban activados. En cuanto se conectaban, parte del frontal variaba, creando un espacio para que pasara la luz.

Las líneas del capó también cambiaban, pero el coche mantuvo su eficiencia aerodinámica. Por cierto, debajo de él se encontraba un bloque V8 de 4,9 litros y 400 CV; el mismo que el del Z8.

BMW GINA Light Visionary Model Concept 2008

El interior también fue diseñado para ser flexible, permitiendo al conductor un confort óptimo. El volante y los testigos (este concept car apenas tenía botones fuera de la consola central) podían moverse por sí solos cuando el coche arrancaba.

Esta adaptabilidad, al igual que la flexibilidad del bastidor y de la carrocería, tenía por objeto poner de relieve la visión de BMW sobre el futuro del automóvil: un verdadero intercambio entre el hombre y la máquina, capaz de responder de forma inteligente a todas las necesidades del conductor.

Los chasis adaptativos de los coches actuales son una buena muestra de que BMW fue un adelantado a su tiempo, con el GINA Ligth Visionary Model Concept.