El popular vehículo soviético sufre una profunda actualización estética que lo devuelve a la actualidad.

El Trabant 601 fue el vehículo que utilizó la mayoría de los habitantes de la antigua Alemania Oriental (RDA), del que se construyeron más de 2,8 millones de unidades, en sus 28 años de producción.

Era un vehículo básico, sin comodidades, pero el Trabant suponía casi la única opción disponible para adquirir un automóvil, si vivías en la zona soviética, anterior a la caída del muro de Berlín.

Pues bien, una vez que hemos hecho un pequeño repaso a la historia de este veterano automóvil, la noticia es que el especialista Vilner Garage lo ha devuelto a la actualidad, gracias a un trabajo de diseño, que actualiza la imagen exterior e interior del este utilitario.

El resultado de esta personalización es la creación tan llamativa que estás contemplando.

El preparador búlgaro ha utilizado uno de los últimos Trabant que salieron de la fábrica de Zwickau, en Alemania. En lugar del motor original bicilíndrico, de dos tiempos y 500 cm3, refrigerado por aire, se ha instalado uno más actual: un bloque de 1,1 litros, con cuatro cilindros, procedente de un Volkswagen Polo de primera generación. La caja de cambios es manual de cuatro velocidades.

En el plano estético, Vilner Garage ha conservado el aspecto clásico del Trabant, pero le ha dado un toque moderno a la carrocería, al añadir faros con diodos luminosos, por ejemplo.

El techo recibe un tratamiento de imitación a tejido textil, también presente en las llantas de chapa o los dorsales con el número 21, situados en las puertas.

Trabant 601 by Vilner

Sin embargo, la empresa búlgara se centra, con mayor énfasis, en la transformación del habitáculo del Trabant. La tapicería luce un nuevo diseño, mezcla de tela a cuadros y cuero en dos tonalidades, que aumenta el atractivo del conjunto.

El color marfil de la piel combina con el cuero negro de los paneles de las puertas o del salpicadero, materiales impensables en el modelo original. El volante deportivo, del especialista Momo, también reclama su parte de protagonismo y si nos fijamos bien, el techo utiliza el mismo tejido a cuadros presente en los asientos.