Este BMW M3 conserva pocos elementos del modelo original, pero incluso así, resulta muy apetecible.

Si eres aficionado a los coches clásicos, seguramente no te importaría tener aparcado en tu garaje este BMW M3 E30, obra del preparador búlgaro Vilner. Un modelo pintado en el color Imola Red II, cuya estética resulta calcada a la del Evolution II, la versión más especial del modelo.

Además, cuenta con interesantes incorporaciones, el lo que a diseño se refiere, como unas llantas de aleación BBS, de 18 pulgadas, o unos pilotos de nueva factura.

BMW M3 Vilner: las mayores modificaciones no están a la vista

En cualquier caso, como suele suceder con los automóviles preparados por Vilner, las mayores modificaciones se encuentran en el habitáculo. Y, en cierto modo, este BMW M3 recuerda poderosamente al Golf GTI, gracias a la incorporación de unos asientos de tipo baquet Sparco, con arneses de cuatro puntos, tapizados en tartán; una decoración que también está presente en los paneles de las puertas y en el fuelle del selector del cambio.

En cualquier caso, de cara a conducir, tal vez te resulte más interesante saber que se han incluido un volante Momo, unas alfombrillas metálicas y que una jaula antivuelco ha 'ocupado' el sitio de los asientos traseros.

Pero todavía hay más. Bajo el capó, se ha reemplazado el motor de 2,0 litros y cuatro cilindros original, en favor de la mecánica de gasolina, de 3,2 litros y seis cilindros en línea del M3 E36, que desarrollaba 321 CV de potencia y 350 Nm de par máximo. Asociado a una transmisión manual, de cinco velocidades, la propulsión trasera y un peso de tan solo 1.200 kilos, no nos cabe duda de que este BMW M3 E30 tiene que ser tremendamente placentero de conducir. 

Fuente: Vilner 

Galería: BMW M3 1990 preparado por Vilner