Estaba claro que un Nissan Altima no tenía nada que hacer huyendo de un Chevrolet Camaro SS.

El karma a veces cumple con su propósito y hace justicia. Suerte que Iván Tovar, el propietario del Chevrolet Camaro SS que aparece en el vídeo, contaba con una cámara en el salpicadero para dejar reflejado lo que ocurre en un corto espacio de tiempo.

Al principio del vídeo podemos ver a Tovar disfrutando de su flamante ‘muscle car’, rebasando a un Nissan Altima de color blanco, antes de una intersección. Lo que no se esperaría este hombre es lo que iba a pasar a continuación.

Y es que la conductora de ese vehículo (verás que es una mujer, si observas el vídeo completo), lejos de respetar la señal pintada en su carril, que obliga a girar a la izquierda, continúa en línea recta. Como resultado, acaba chocando contra el Camaro, que sí realiza un giro hacia ese lado.

En vez de parar para intercambiar los seguros y ver los daños, el Altima se da a la fuga, una maniobra que está penada por la ley. En concreto, en Texas, la multa es de 500 dólares y se puede castigar con hasta seis meses de cárcel.

El dueño del Camaro, no contento con lo que está pasando, persigue a esta conductora hasta que el karma y las leyes de la física actúan. Una curva a velocidad excesiva y una carretera mojada por la lluvia terminan con el Nissan subvirando, o lo que es lo mismo, perdiendo el control del eje delantero y saliéndose de la carretera.

Lo más llamativo del vídeo es que la mujer sale de su vehículo, pidiendo ayuda para que Iván Tovar la lleve a algún sitio, ya que es incapaz de seguir la marcha. Lo mejor, la respuesta del propietario del vídeo: “El único sitio al que vas a ir es a la cárcel”.

El vídeo termina con la mujer yéndose a pie del lugar en el que ha atascado su coche, mientras Tovar graba con detalle los daños de su coche como prueba, mientras espera a la policía.