Sin embargo, la marca Premium continuará sus operaciones en el este del continente.

Los rumores surgidos a principios de este año eran ciertos. Infiniti acaba de anunciar un gran plan de reestructuración, que incluye su retirada completa de Europa occidental a comienzos de 2020. La marca Premium japonesa continuará con sus operaciones de posventa en la región, "estableciéndose un plan de transición personalizado para los servicios de mantenimiento y reparación en garantía".

Además de abandonar los mercados en Europa Occidental, la firma asiática también cancelará la producción de los modelos Q30 y QX30 en su planta de fabricación en Sunderland, Reino Unido. El ensamblaje de los dos modelos cesará a mediados de 2019.

Además, Infiniti promete que trabajará para encontrar oportunidades a los empleados que se verán afectados por su retirada de Europa occidental. Una vez que se complete el proceso, cerrará todos sus acuerdos con franquicias en la región, "brindando el apoyo y los servicios necesarios para garantizar la mejor transición posible".

Curiosamente, el abandono de esta región no traerá las mismas consecuencias en el este de Europa. Asimismo, el plan de reestructuración del fabricante no tendrá ningún impacto en los mercados de Oriente Medio y Asia, que "seguirán creciendo".

Galería: Prueba Infiniti QX30 2018 2.2d Premium Tech 7DCT AWD

Infiniti también ha anunciado que electrificará toda su cartera a partir de 2021 y dejará de comercializar vehículos turbodiésel. En concreto, se centrará más en los SUV y dará prioridad a los mercados de América del Norte y China, donde lanzará cinco nuevos modelos en los próximos cinco años. En última instancia, quiere convertirse en "una de las marcas pujantes en el segmento Premium".

Esta decisión de Infiniti no ha resultado una sorpresa, ya que el mercado europeo no ha sido nunca un objetivo primordial dentro de su estrategia. Actualmente, su gama está compuesta por el compacto Q30, el SUV compacto QX30, la berlina Q50 y el coupé Q60.