Los dos prototipos de la marca, el Minimó y el-Born, dejan clara su apuesta por la electrificación.

Poco a poco, SEAT va poniendo los cimientos de lo que será su próxima gama eléctrica. De este modo, al margen de las futuribles versiones electrificadas que estrenará el nuevo SEAT León, en el salón de Ginebra 2019, ha presentado dos prototipos que marcarán el camino a seguir por el fabricante. 

Por un lado, tenemos el conocido como el-Born, un modelo compacto, construido sobre la plataforma MEB del Grupo Volkswagen. Por el otro, el Minimó, un cuadriciclo presentado en el pasado MWC (Mobile World Congress) de Barcelona, que muestra interesantes soluciones para la movilidad urbana.

Si nos centramos en el SEAT el-Born, se trata del concept car que adelanta el primer modelo eléctrico de producción de la marca, que llegará al mercado en 2020. 

Analizando el modelo presentado, descubrimos que cuenta con motor de 204 CV de potencia, que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 7,5 segundos. Además, presume de una autonomía de 420 kilómetros, en ciclo WLTP.

¿Y el reabastecimiento? Pues la batería, de 62 kWh de capacidad, puede recargarse al 80% en tan solo 47 minutos, si se usa un supercargador de corriente continua, de hasta 100 kW.

Por su parte, el Minimó es un biplaza de 2,5 metros de longitud y 1,24 de anchura, llamado a moverse como pez en el agua por el tráfico urbano.

Dotado de un motor eléctrico, ofrece la ventaja de no tener que estar pendiente de la recarga de la batería, ya que la marca plantea un sistema de cambio de fuente de alimentación, a través de estaciones especializadas. Una solución perfecta para el car sharing.

Con un alcance de 100 kilómetros y una velocidad máxima de 90 km/h, podría conducirse a partir de los 15 años, si se tiene la licencia AM y se limita su velocidad a 45 km/h.