Este 'dinosaurio' es uno de los representantes de la época más bestial de la historia del Campeonato del Mundo de Rallies.

Promovido por la FIA en 1982, para sustituir a los conocidos Grupo 4 y Grupo 5, el Grupo B se convirtió, rápidamente, en la categoría que llevaría al Campeonato del Mundo de Rallies a romper todos los límites existentes; tanto de la física como de la lógica. 

Pero también, se tradujo en una serie de coches de calle demenciales, de los que se debían de ensamblar un mínimo de 200 unidades, que sirviera de base para homologar el modelo de competición en cuestión. Por ejemplo, este Ford RS200.

De este modo, vimos enzarzarse en los tramos de medio mundo a modelos tan espectaculares como el Audi Sport Quattro, el Peugeot 205 Turbo 16 o el Lancia Delta S4, con el que fallecieron Henri Toivonen y su copiloto, Sergio Cresto, durante el Tour de Corse 1986.

Este accidente, uno de los muchos provocados por estas bestias de hasta 600 CV, fue la sentencia de muerte del Grupo B, que desapareció a finales de la temporada 86.

Ford RS200 Evolution

Auténticos objetos de colección

A su desaparición, tras pasar por certámenes como el Campeonato de Europa de Rallycross o servir de base para competir en Pikes Peak, la mayoría de estos modelos acabaron en los museos de las marcas o en manos de coleccionistas.

Es el caso del Ford RS200, fue diseñado por la marca para disputar el mundial, con un motor central de 450 CV y un efectivo sistema de tracción total. 

Pero aún hay más. Antes de la prohibición de los Grupo B, el fabricante del óvalo desarrolló una evolución, con un motor de 2,1 litros de cilindrada, que entregaba 550 CV de potencia. De hecho, se llegaron a fabricar varias unidades, que acabarían corriendo en las mencionadas pistas de rallycross, hasta comienzos de los años 90.

Ford RS200 Evolution

En el caso de este ejemplar, fue adquirido por Robert Southerland, el fundador del Colorado Grand Rally. Un coche que saldrá a subasta, este mismo mes de enero, durante el evento de RM Sotheby's en Arizona.

Si te preguntas por el precio, te daremos una pista: el último RS200 Evolution que salió a la venta alcanzó los 484.666 euros (550.000 dólares). Una cifra, desde luego, propia de una obra de arte.

Galería: Ford RS200 Evolution Grupo B, de 1986, a subasta