Red Bull Japón ha divulgado esta grabación, que se ha vuelto viral en los últimos días.

Personalmente, si hay un Ferrari por el que siento predilección es por el F40. Por eso, cuando nuestros compañeros de Motor1.com Francia nos pusieron en alerta sobre este vídeo, tardé muy poco en dar al play y disfrutarlo al máximo. 

Se trata del cortometraje titulado 'Un día en la vida', en el que el superdeportivo italiano y un piloto japonés de Red Bull se adentran en una pista de esquí para protagonizar cruzadas antológicas. Equipado con cadenas y faros auxiliares, el coche demuestra su fantástico dinamismo en hielo y nieve. 

La grabación comienza con el piloto despertándose y desayunando, como si fuera una jornada normal. Pero nada más lejos de la realidad, porque le espera mucha acción, a los mandos de un coche dotado de un propulsor 2.9 V8, biturbo, con 478 CV y 575 Nm de par máximo.

Desde luego, la realización y edición del vídeo son sensacionales, ya que invitan a no perderse nada de esta historia tan sorprendente y adrenalínica. Cuando se levantan los faros escamoteables del coche y el piloto introduce la cinta en el cassette, echamos la memoria atrás en el tiempo... ¡y nos encanta!  

Por supuesto, el sonido mecánico y el tren trasero 'juguetón' son dos de los motivos por los que hay que estar muy atentos al vídeo. Al fin y al cabo, hablamos de un deportivo con más de 30 años de historia, capaz de acelerar de 0 a 100 en 4,1 segundos y de superar los 320 km/h. 

¿Te atreverías a 'domar' a esta 'bestia' en esas condiciones de baja adherencia? Está claro que no todo el mundo está preparado para un reto así, salvo algunas 'manos' habilidosas y valientes...

Galería: Ferrari F40 1987