La última etapa transcurrió entre la sede social de Endesa y el Paseo del Prado.

Por segundo año consecutivo, se ha celebrado la Vuelta a España en Vehículo Eléctrico, un evento organizado por Endesa y que, en esta ocasión, ha contado con la ayuda de KIA; una firma que está apostando fuerte por este tipo de movilidad

¿Qué se busca con esta prueba? Principalmente, impulsar la conducción eléctrica en España, a través de un recorrido que ha unido distintas ciudades españolas (tal y como sucede con la cita ciclista de idéntico nombre).

El 'tour' comenzó en Galicia, en As Pontes, el pasado 18 de octubre, y cruzó la geografía española a lo largo de 10 etapas, a través de 16 provincias. De este modo, la competición transcurrió por Santiago de Compostela, Burgos, Logroño, Alcañiz, Huesca, Arrecife, Sevilla, Córdoba, Mérida, Cáceres, Lisboa, Barcelona, Palma de Mallorca o Madrid.

Todo, con un consumo de apenas 145 kWh, que equivale a unos 10 euros de gasto.

Para darle mayor visibilidad al evento, en cada etapa, el coche oficial de la prueba contaba con un empleado de Endesa como piloto y con unos copilotos bastante especiales: los especialistas gastronómico Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera.

Con su ayuda, se ha creado una serie que se dará a conocer a partir del 19 de noviembre, a través de medios digitales, en la que se les podrá conocer mejor... moviéndose en coches eléctricos e híbridos enchufables. 

El fin de fiesta tuvo lugar en Madrid, donde se trató de acercar este tipo de nueva movilidad a todos los ciudadanos que se desplazaron al Paseo del Prado.

Allí se realizaron diferentes actividades, como un circuito con vehículos eléctricos urbanos, para el uso de niños y mayores, canastas de baloncesto interactivas, con las que generar energía, y un circuito para probar la gama de coches eléctricos de KIA, esta vez sí, a tamaño real.

Galería: KIA e-Niro 2018