Esquema de motor central, centro de gravedad bajo, buena dinámica de conducción... y cero emisiones ¿Qué podría salir mal?

Los rumores de un posible sucesor del Toyota MR2 han estado circulando por la web durante las últimas semanas, aunque hasta ahora no habíamos escuchado nada más o menos concreto. 

Poco a poco, parece que las cosas empiezan a aclararse, con la idea de la firma japonesa de resucitar al MR2 como el deportivo de acceso a la marca, dotado de un sistema de propulsión 100% eléctrico

Vale, es cierto, como otras muchas noticias sobre Toyota, hay que tomarlo con pinzas... pero no perderlo de vista por completo. Sí, como aquello de que el Supra volvería a la vida o que Alonso sería su fichaje estrella para ganar las 24 Horas de Le Mans. Así que, si los ejecutivos de la marca hablan de ello, nosotros ponemos el oído.

En una entrevista durante el pasado salón de París, a principios de octubre, el vicepresidente europeo de Ventas y Marketing de Toyota, Matt Harrison, confirmó a Autocar que el fabricante de automóviles se encuentra en la "etapa de discusión" sobre dar luz verde al proyecto de un nuevo MR2. No solo eso, también añadió que, aparentemente, sería "una posible inclusión al plan de producto".

Toyota MR2 de 1985

Muchas posibilidades de que sea eléctrico

La revista británica afirma que, en una futura entrega, es muy posible que el deportivo de motor central cuente con un enfoque 100% eléctrico. Un argumento basado en la nueva y flexible Nueva Arquitectura Global de Toyota (también conocida como TNGA), que se puede adaptar a la propulsión eléctrica.

Lo mejor de todo, es que la unidad de potencia podría colocarse entre los ejes delantero y trasero del automóvil, manteniendo vivo el espíritu del modelo original y asegurando un mejor reparto de pesos. Además, si la batería se ubicara en una posición baja, podría ayudar a conseguir un centro de gravedad bastante óptimo.

Las mismas fuentes comentan que, de llegar a recibir luz verde, el nuevo MR2 nunca aterrizaría en el mercado antes del inicio de la próxima década. Así que solo nos queda cruzar los dedos y esperar a que Toyota siga con su idea de ofrecer deportivos asequibles, sencillos y divertidos de conducir. Algo de lo que el jefe de la compañía, Akio Toyoda, está realmente orgulloso.

Fuente: Autocar

Galería: Toyota MR2 de 1985