Analizamos, mediante fotos, todos los cambios que se han producido en la nueva generación del monovolumen alemán.

Gracias a las aportaciones tomadas del nuevo Clase A, el Mercedes Clase B 2019, la nueva generación del monovolumen alemán, mejora en todos los aspectos. En este artículo nos vamos a centrar en el ámbito estético y, para demostrar el buen trabajo realizado, lo comparamos con el últimos restyling de su antecesor, que data de 2015. 

No hace falta tener una vista de lince para comprobar que la tercera entrega del modelo germano luce un aspecto más deportivo y seductor. El objetivo es levantar las ventas de un modelo que tiene las cosas difíciles ante el enorme auge de los SUV compactos... a pesar de su gran valía.

Mercedes Clase B 2019 vs. 2015
Mercedes Clase B 2019 vs. 2015

Más aerodinámico

El frontal del Mercedes Clase B 2019 luce una parrilla hexagonal de mayor tamaño, así como faros rediseñados con tecnología Multibeam LED y paragolpes con un aspecto más deportivo. En general, las formas son más redondeadas, al igual que los retrovisores, lo que ayuda a reducir el coeficiente aerodinámico (Cx), pasando de 0,25 a 0,24. 

En el lateral, la línea de la cintura asciende ligeramente, a medida que se avanza hacia la zaga. Además, la nervadura mantiene una altura casi constante y todo el perímetro de la superficie acristalada luce un reborde cromado.

En términos prácticos, la mayor distancia entre ejes, cifrada en 2,72 metros, garantiza una mayor habitabilidad; sobre todo, en las plazas posteriores.  

Mercedes Clase B 2019 vs. 2015
Mercedes Clase B 2019 vs. 2015

Por su parte, la zaga muestra pilotos más estilizados, que invaden parcialmente el portón trasero. El paragolpes incluye dos elementos reflectantes, una lama cromada y dos salidas de escape trapezoidales. 

Mercedes Clase B 2019 vs. 2015
Mercedes Clase B 2019 vs. 2015

Dentro, la revolución se llama MBUX

El habitáculo del Mercedes Clase B 2019 puede considerarse revolucionario... en comparación con el de su antecesor. Como punto clave, se encuentra la configuración de doble pantalla digital, con 10,25 pulgadas cada una. Desde el monitor de la consola central, se puede gobernar el sistema de infoentretenimiento MBUX, dotado de inteligencia artificial, que memoriza los hábitos de conducción del usuario. 

Las salidas de aire, en forma de turbina, completan un interior con un aspecto muy avanzado y de gran calidad. Visto lo visto, Mercedes-Benz ha completado un gran trabajo, que debería reflejarse desde el punto de vista comercial. Lo iremos comprobando a partir del próximo mes de febrero. 

Galería: Mercedes Clase B 2019 vs. 2015