El deportivo del teniente Frank Bullitt será una de las estrellas del Festival of Speed de Goodwood, entre el 12 y el 15 de julio

En lo que va de año, ya te hemos hablado unas cuantas veces del Ford Mustang Bullitt. De hecho, ha acaparado casi tanta atención el modelo de 2018 como el ejemplar original, que Steve McQueen empleó en la icónica película, del año 1968.

Hoy es el coche clásico el que vuelve a la palestra, ya que vivirá su debut europeo, 50 años después de su fabricación, en el Festival of Speed de Goodwood, que se celebrará bastante cerca de Londres, entre el 12 y el 15 de julio. Una cita imprescindible, en la que además de algunos de los mejores coches de carreras del mundo, pilotados por nombres legendarios, también se dejan ver algunos valiosos deportivos.

Ford Mustang Bullitt, más información:

Ford Mustang Bullitt 1968: el coche original de la película

Ford Mustang Bullitt 1968: el coche 'perdido'

Como bien sabrás, el Ford Mustang Bullitt que protagonizó la película, con McQueen al volante como el teniente Frank Bullitt, tiene una curiosa historia a sus espaldas. 

Es de dominio público que se fabricaron dos coches idénticos para el rodaje. El de las escenas de acción, casi destruido, apareció en 2017 en México. Por su parte, el segundo, el que conduce McQueen fuera de las persecuciones, es el que ha llegado hasta nuestros días... y el que se dejará ver en el FOS 2018.

Después de aparecer en la película, se convirtió en el automóvil del día a día para los padres de Sean Kiernan (del que te contamos la historia aquí) y nunca lo modificaron. Lo condujeron durante unas 46.000 millas (algo más de 74.000 kilómetros) hasta 1981. Después, padre e hijo pensaron en restaurarlo varias veces, pero el proyecto nunca llegó a buen puerto. Así se mantuvo, casi en secreto... hasta dejarse ver durante el pasado salón de Detroit

Respecto al modelo actual, te diremos que ya está a la venta en España, a cambio de 55.500 euros. En esencia, la serie especial está construida sobre la carrocería Fastback y el acabado GT, mientras que se mantiene fiel al motor 5.0 V8, de aspiración atmosférica, que asciende hasta los 460 CV de potencia. 

Todo, envuelto en el esquema de color del GT 390 original, en el que destaca la tonalidad Dark Highland Green, combinada con detalles en negro a lo largo de todo el conjunto. 

Además, también cuenta con bastante equipamiento específico, en la figura de las llantas de aleación de 19 pulgadas, la palanca de cambios con el clásico pomo Q-ball, el navegador, un equipo de sonido de alta fidelidad, la tapicería de cuero, los asientos deportivos Recaro... 

Galería: Ford Mustang Bullitt 1968: el coche original de la película