Jorge Lorenzo protagonizó una salida nunca vista en MotoGP, pasando de la décima posición a la segunda en la primera curva, y colocándose primero antes de llegar a la mitad de la primera vuelta.

El de Ducati sorprendió a todo el mundo liderando la primera mitad de la carrera, pese a salir décimo en parrilla y no tener ritmo en todo el fin de semana; sobre todo, en el cuarto sector del circuito.

“Fue una sorpresa estar delante tanto rato porque no tenía el ritmo de Marc, era seis décimas más lento que él. Perdía dos décimas en el último sector, y por hacer más de lo que podía perdí mucho energía. Hacía mucho viento y este es un circuito muy físico”, explicó el de Palma.

 

Lorenzo se hacía ancho en todo el circuito y no le podían pasar, pero en el T4 perdía toda la ventaja y sufría mucho.

“Por desgracia no pudimos resolver los problemas en el último sector, y cuando las gomas cayeron y la energía comenzó a faltar, eso me impidió pelear por algo grande. Al final optamos por la goma blanda delante y la verdad es que la combinación con la dura trasera hacía que se me cerrada de delante”.

Aunque el de Ducati no se resigna y hacía un guiño a la que será su nueva marca el año que viene, Honda.

“Creo que el año que viene lo haré mejor en ese último sector”, apuntó.

Además de liderar muchas vueltas, lo mejor de Jorge fue la salida

“La salida fue muy buena, pude adelantar a muchos pilotos. Tuve un poco de suerte porque casi todos se fueron a la parte interior y me dejaron mucho espacio libre, lo que me ha permitido llegar segundo a la primera curva”.

 

Uno de los momentos críticos de la carrera fue cuando Lorenzo lideraba y Rossi, que iba a su rueda, le golpeó en la curva 12 con violencia por detrás, rompiendo incluso la caja que la Ducati lleva bajo el colín.

Por si te lo perdiste:

“En el golpe con Valentino me asusté mucho, tuvimos mucha suerte de no caernos porque era una zona muy rápida, en la que se va muy deprisa y venían muchos pilotos detrás a toda velocidad”.

 

Dicho esto, sin embargo, el balear asumió que había sido culpa suya, no de Valentino.

“No sabía quién era el que iba detrás. Perdí el agarre en la goma delantera y se me cruzó de delante, y para evitar irme al suelo tuve que reducir la velocidad”, asumió.

“Hacía tiempo que no se veía una carrera con tantos adelantamientos y tan pocos metros de distancia entre los pilotos”.

“Pero al final me ha bajado mucho la goma delantera y me faltaban energías y no he podido aguantar hasta el final”, reconoció el #99.

Otras noticias sobre Lorenzo y MotoGP:

Galería: Jorge Lorenzo, Ducati Team